¿Qué es el estrés?

El estrés es la respuesta emocional y/o física que nuestro organismo nos brinda como defensa a un evento que podría considerar como amenazante.

Hoy en día por la presión y demanda  que recibimos en los puestos de trabajo y en la vida cotidiana (matrimonio, hijos, escuela etc), estamos expuestos a grandes cargas emocionales que desencadenan en un nivel constante de estrés.

Esto nos lleva a que llega un punto en que es algo normal para nuestro cuerpo usar dichos mecanismos de defensa  incluso cuando no estamos en situaciones estresantes, ya que se crea un condicionamiento del cual es muy difícil salir a menos que no hagamos un severo cambio en la rutina.

Estos mecanismos de defensa que usa el organismo se transforman en patologías diversas las cuales no siempre son las mismas para todos los individuos y las cuales no siempre son visibles y notables.

Hay personas que sufren constantes dolores en el cuello, problemas cardíacos  espalda o abdomen. Otras que el cabello comienza a debilitarse y caerse, están irritables, estreñimiento, presentan dolores de cabeza o no paran de comer y sencillamente se vuelven obesos lo cual acarrea más enfermedades; también hay personas que hasta desarrollan patologías de ansiedad,  entre otros trastornos.

También hay personas que desarrollan ciertos tipos de cáncer y que solo se dan cuenta de ellos cuando ya es muy tarde. Ojo, no estamos afirmando que el estrés está directamente relacionado con la aparición del cáncer, pero sí hay estudios que sugieren que hay una relación entre ambos casos, ya que algunas de las personas que sufren de esta enfermedad, eran grandes banqueros o empresarios que sufrían de una carga de estrés constante por muchos años.

En fin, el cuerpo utiliza cualquier mecanismo para alertarnos de que algo está pasando  que debemos tomar precauciones sobre el tema y son estos avisos los que tenemos que tomar en cuenta y estar siempre pendientes de ellos.

Cuida tu cuerpo, recuerda que ese es tu único templo!

Una vez nuestro cuerpo nos indique que algo está pasando, debemos tomar medidas y aplicar alguna técnica de eliminar o disminuir el estrés.  Hay innumerables técnicas que nos pueden ayudar, pero  claro que como todo, requiere de un esfuerzo grande de nuestra parte.

Para calmar el estrés durante el día, aprende a relajarte. Podemos tomar aunque sea 3 o 4 minutos cada una hora y estirar el cuerpo, relajar los hombros y apartar la vista y la atención de lo que estábamos haciendo. Esto ayuda a relajar la carga emocional a medida que la misma se “va llenando”, si lo hacemos constantemente a cada hora, evitaremos que la carga se acumule y al final sea más difícil eliminarla.

También es muy conocido que hacer ejercicios es muy bueno para liberar las tensiones. Esto te libera la carga y además es muy bueno para el resto de los componentes de tu salud.

Puedes también tomarte un minuto a la hora de dormir para meditar; esto nos ayuda a planificar nuestro día y tratar de auto ayudarnos.

Sal, diviértete, ríe. La risa libera endorfinas que nos ayudan a mejorar las defensas orgánicas, dan vitalidad al cuerpo en fin, nos ayudan para todo; incluso al hacer el amor que es cuando más endorfinas liberamos, es cuando más tensión se libera. Hacer el amor es sinónimo de liberar la energía y la carga que llevamos.

Debemos estar siempre alerta a los cambios de nuestro cuerpo, ya que no sabemos cómo va a reaccionar o por donde explotara el mismo para liberar la carga emocional. Hay que evitar al máximo vivir una vida acelerada con lo cual no conseguimos más que poco a poco irnos matando.

Es importante que recuerdes que un ataque de estrés puede terminar en un trastorno de ansiedad severo para el cual ya necesitarás la intervención de un profesional de la salud. Evita este mal rato y trata a  partir de hoy de cambiar tu rutina, libérate por ti mismo y cuida tu cuerpo, recuerda que ese es tu único templo!