Test de Control de la Ira
Todo el mundo experimenta la ira en algún momento de sus vidas, simplemente no hay forma de evitarla.  Sentir ira en ciertas situaciones no solamente es natural, en algunas ocasiones es necesario.  Cuando nos sentimos en una situación que nos amenace, nuestro instinto de “pelea o vete” responde inmediatamente, cualquiera que sea nuestro orgullo, colocando en la línea de fuego la salud física y el corazón.  La ira ayuda a reconocer el miedo, frustración o peligro, enviando a nuestros cuerpos una clara señal para tomar acción y responder a la situación.  La mayoría de nosotros nos sentimos muy incómodos con la intensa emoción de la ira, así seamos el origen de la situación o la parte receptora.  A pesar de la mala reputación, la ira no es una emoción mala en sí misma. Es nuestra reacción individual con la ira, la que determina que tan buena o perjudicial puede ser.
Los puntos de vista científicos en relación a la ira, han cambiado muchísimas veces al pasar de los años. Siglos atrás, era visto como un pecado o una forma de locura.  Durante el crecimiento de las eras y teorías de Darwin y Freud las  cosas cambiaron, describiendo la expresión de la ira como una liberación saludable.  Sin embargo, a pesar de la idea popular de que la persona puede “desahogarse” golpeando o tirando una almohada, gritando, entre otros, reduce la ira, no hay una base científica para dicho efecto de desahogo o liberación.   Las buenas noticias es que gracias a los avances de la investigación y la ciencia, y un entendimiento mejor de la ira y como manejarla, podemos aprender a identificar nuestra forma particular de lidiar con ella y/o desarrollar de una manera  productiva.  Este test de control de la ira, te puede indicar en que punto estas.