No importa si eres tú quien ha terminado la relación o eres el abandonado, el final de una relación es doloroso y muy desafiante (especialmente si estás tratando de entender cómo la otra persona está lidiando con la ruptura).

Incluso si fuiste tú quien terminó, incluso si sabes que estás mejor sin esa persona, terminar la relación puede causar todo tipo de sensaciones y emociones horribles que parecen no desaparecer.

Pero si tu pareja decidió terminar contigo, las cosas pueden sentirse cien veces peor. Muchas veces las cosas pueden sentirse tan mal que ni siquiera sabes qué hacer o cómo seguir.

También sientes que quieres rendirte. No sabes qué hacer para aliviar tu dolor, pues hay algo que se rompe dentro de ti y no puedes juntar la energía para seguir caminando y pretender que todo está bien, porque en el fondo te estás desmoronando.

Todo lo que quieres hacer es superar esas emociones horribles lo antes posible para poder seguir adelante y dejar de sentirte tan miserable. La mala noticia es que llevará tiempo analizar todos tus sentimientos y comenzar a sentirte mejor de nuevo.

Sin embargo, la buena noticia es que este artículo te ayudará a comenzar tu proceso de curación. ¡Toma nota!

Analiza por qué terminaron

Al principio, justo cuando te hayas separado vas a pasar mucho tiempo pensando sobre la relación: cómo comenzaron los problemas, por qué todo se dio de esa manera, qué pudiste haber cambiado y más.

Algo importantísimo para recordar es examinar y pensar cuidadosamente en todas las razones por las que terminaron. Cuando piensas en por qué terminó la relación, dejas de pensar en todas las cosas que echas de menos, porque recuerdas que algo andaba mal y que no estaba mejorando.

Además, cuando te das cuenta de que fue por un error que cometiste, podrás evitarlo en el futuro. Intenta preguntándote lo siguiente: ¿Hiciste algo que provocó o apresuró el final en la relación? ¿Harías algo diferente?

Pregúntate también si estás eligiendo salir con hombres que en realidad son o no son buenos para ti. ¿Siempre eliges el mismo tipo de persona? ¿Te sientes contento con esas relaciones?

Observa esta relación y compárala con las demás: ¿se repiten los mismos patrones? ¿Paso algo similar en tus otras relaciones? Si es así, ¿qué puedes hacer diferente en el futuro?

Escribe tus sentimientos

Una manera de comenzar a superar una ruptura es averiguando cómo te sientes al respecto. Intenta escribir tus sentimientos para poder resolverlos. No importa si es un diario, en forma de poemas o simplemente en trozos de papel, lo más importante es ser honesto contigo mismo.

Es posible que te sorprendas de lo rápido que puedes ver las cosas con claridad cuando las escribes en lugar de pensarlas. No darás vueltas y vueltas con los mismos pensamientos en tu cabeza, sino que podrás obtener una idea real.

Escribe cómo te sientes todos los días después de la separación, hasta que comiences a sentirte mejor. Intenta relatar cuántos días han pasado desde que rompiste, y qué tan bien te estás sintiendo en este momento. Luego explora tus sentimientos de manera más profunda.

Escríbele una carta a tu ex

Otra manera de hacerte mucho más sólido con tus sentimientos es escribiéndole una carta a tu ex, pero sin enviarla. Escribir tus sentimientos es una gran manera de expresarlos aunque no vuelvas a tener contacto con esa persona, pues la cara es para ti.

Permítete estar molesto. Si te sientes molesto y frustrado al final de la relación, ¡está bien! Son emociones completamente normales. Una vez que te permitas enojarte y trabajar en ello, date cuenta de que no te sirve para nada.

No deberías hablar de nuevo con tu ex, ¿entonces por qué vuelves a molestarte una y otra vez? Ten en cuenta que la mejor manera de lidiar con la ira es permitirte relajarte y dejarlo ir.

Respeta las decisiones

Asegúrate de que sea lo que sea que decidas hacer, debes apegarte a tu decisión, o permitirle a tu ex se apegue a la suya. Si terminaste con él, es importante cuidarte para no cambiar de opinión.

Tomaste una decisión por una razón, así que no permitas que los recuerdos de los buenos tiempos cambien esa decisión y te lleven a tratar de volver a estar con tu ex.

Por otro lado, si tu ex rompió contigo, reconoce que él debió tener sus buenas razones para hacerlo y de que no tiene sentido hacerlo cambiar de opinión. Si pasas todo el tiempo pensando en lo bueno de la relación, vas a tratar de cuestionar cualquier decisión que se haya tomado.

Piensa en por qué tu ex no era el mejor compañero para ti, y en las cosas que no te gustaban. Puede que suene horrible, pero esto te ayudará a superar la ruptura más rápidamente.

Quedarse estancado en el duelo que representa una ruptura no es para nada sano, pues te aleja de las cosas importantes: como la familia, los amigos, los hobbies, el trabajo, las ideas para generar dinero, la salud mental y de todo lo bueno de la vida. Acepta que a veces algunas relaciones solo son un capítulo de la vida que te preparan para conocer a tu verdadero amor.