adicción al juego

La adicción al juego, conocida también como Ludopatía, al igual que el abuso de sustancias como las drogas o el alcohol o cualquier otra adicción, suele ser también bastante peligrosa y perjudicial.

Esto por el hecho de que no solamente afecta a la persona que la padece, sino también a sus familiares y personas cercanas del entorno, porque conlleva consigo consecuencias como grandes deudas y la bancarrota, además de dar pie a otras adicciones más graves.

Cuando la adicción al juego se hace muy fuerte, muchas personas se han visto en la “necesidad” de pedir prestado dinero a familiares y amigos, e incluso pueden llegar a robar dinero de sus trabajos o a las personas cercanas a ellos, para saciar la necesidad de jugar.

Cuando una persona sufre de Ludopatía o adicción al juego, tiene el pensamiento distorsionado de que mientras más juegue más oportunidades tiene de ganar, cuando lo que realmente sucede es que cada vez va perdiendo más y más dinero.

Como toda adicción, es difícil de superar, porque no depende únicamente de la persona que lo sufre y de una gran fuerza de voluntad, sino también de un sistema de apoyo a su alrededor que pueda ayudarlo en esos momentos de dificultad. Sin embargo, aunque es difícil no es imposible si se cuenta con el apoyo necesario y si se está dispuesto a seguir las indicaciones recibidas.

Cuando una persona sufre de adicción al juego, el primer paso para poder superarlo es reconocerlo.

Difícilmente lograremos algo si como personas no reconocemos que tenemos un problema grave que necesita atención; muchas personas incluso necesitan primero tocar fondo para poder darse cuenta de que tienen un problema.

Si este es tu caso, aunque el camino será cuesta arriba, ten la certeza de que podrás superarlo y acá encontrarás algunas claves para poder hacerlo.

Una vez que hayas reconocido el problema, el segundo paso es pedir ayuda. Las adicciones son trastornos que deben ser tratados por profesionales calificados, por la gravedad de su naturaleza, y porque regularmente cuando la persona toca fondo, quiere decir que por sí mismo no ha encontrado las estrategias necesarias para superarlo.

Es por ello que buscar ayuda profesional es de los pasos más importantes en este sentido.

Sin embargo debemos reconocer que cuando se es adicto al juego, regularmente se tienen problemas económicos, ya que se gasta gran parte de los ingresos (o todos los ingresos) en el juego, se tienen grandes deudas, y contar con la capacidad económica para pagar un psicólogo o algún profesional en el área que pueda ayudarte, a veces se hace difícil.

Por lo que si éste es tu caso también puedes tener en cuenta que en la mayoría de las localidades existen centros especializados en brindar este tipo de atención de forma gratuita, por lo que solo debes saber buscar.

Además, pedir ayuda no sólo se trata de encontrar un profesional que pueda tratar tu adicción, se trata también de dejar el orgullo de lado, aceptar el problema y comunicarlo a nuestros familiares o sistema principal de apoyo, ya que seguramente ellos serán los que más puedan ayudarte.

Una vez que hayas empezado con tu proceso, hay ciertas tareas que puedes llevar a cabo para comenzar a reorganizar tu vida y superar tu adicción.

Algo que puede funcionarte es hacer una lista de tus ingresos, tus gastos mensuales y tus deudas, de ésta manera podrás darte cuenta de cuánto dinero debes y cuáles son tus gastos y podrás establecer un plan para pagarlo.

Además, el observar realmente y de primera mano cuánto dinero has gastado en el juego, te ayudará a reconocer la gravedad de tu problema y la necesidad de superarlo.

Algunas personas comentan que les ha funcionado, establecer un monto mensual de acuerdo a sus ingresos que será destinado a pagar alguna de sus deudas, de manera que únicamente les quede dinero para pagar los servicios y cumplir con sus necesidades básicas de alimentación y vivienda.

Con el tiempo, además de ir pagando tus deudas, irás olvidando esa necesidad de jugar, y verás que el dinero te rendirá más; además tendrás tiempo suficiente para dedicarlo a otras actividades recreativas que sean mucho más nutritivas para ti, como ir al parque, disfrutar de una película o un buen libro, pasar más tiempo con tu familia o amigos.

Evita las tentaciones. Pasar cerca de casinos o sitios de apuesta únicamente logrará que la tentación esté siempre cerca  y eventualmente caerás en ella.

Para esto, apóyate mucho en tus familiares y personas cercanas, si es necesario establecer nuevas rutas para llegar a los lugares a donde necesitas ir, puedes hacerlo, y si se hace inevitable pasar por algún lugar que sea para ti una tentación, es importante que cuentes con una persona que funcione como tu apoyo durante ese momento.

Ahora bien, si tu adicción al juego también la has llevado al juego online, puedes bloquear todas esas páginas que solías visitar para jugar, si no sabes hacerlo, busca algún profesional en el área que si sepa; lo importante es llevar las tentaciones al mínimo.

Por último, evita en lo posible sentirte culpable, aunque no podemos quitarnos la responsabilidad del problema que tenemos, es muy diferente asumir la posición de víctima que la de responsable.

Cuando te victimizas te sumes en un estado de profunda tristeza y desesperación que sólo logra perjudicarte, además colocas la responsabilidad en alguien más o en circunstancias externas, cuando la clave para superar cualquier problema es asumir la responsabilidad de lo que nos pasa.

Superar una adicción es un proceso que probablemente no será rápido, que tomará tiempo y trabajo, pero te ayudará a apreciar los pequeños avances, y con la adecuada disposición, afianzará los lazos familiares y de amistad, ya que serán esas personas cercanas a ti tus principales fuentes de ayuda y apoyo.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.