Relaciones a Distancia ¿tienen futuro?
©: lenm / 123RF Stock Photo

Hoy en día, con los avances tecnológicos y el éxito de las redes sociales, las relaciones a distancia son cada vez más frecuentes.

Es muy fácil conocer personas en línea, y no solo en foros de chat como hace algunos años atrás, ahora puedes hacerlo por Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat y un sinfín de redes sociales más.

Sumado a eso, tenemos los factores migratorios. Relaciones estables que iniciaron cuando ambos miembros de la pareja se encontraban en el mismo lugar, se transforman ahora en relaciones a distancia cuando uno de los dos ha decidido emigrar.

Siendo este un fenómeno tan frecuente que viene aumentando en los últimos 5 años, vale la pena preguntarse: ¿Tienen futuro las relaciones a distancia?

Como en la mayoría de las situaciones que se refieren a una relación de pareja, todo es subjetivo y va a depender de muchos factores.

Yo podría escribir aquí un par de líneas afirmando que el amor es lo único que importa, que mientras haya amor la relación será duradera; pero realmente estaría mintiendo.

Cualquier relación independientemente de si es una a distancia o no, necesita más que amor.

Sin embargo, cuando dos personas que se aman están lejos, hay ciertas cosas específicas que se deben considerar.

En primer lugar, la madurez de cada uno de los miembros y de la relación de pareja como tal. Afrontar la distancia requiere de mucho autoconocimiento, fortaleza, y sobre todo la madurez para asumir esa decisión con responsabilidad, teniendo claro qué es eso a lo que nos enfrentamos.

Mantener la comunicación es más que obvio que es importante, puesto que será la única forma que por el momento se tiene para sostener el vínculo que han creado.

En este punto, actualmente no debería ser muy difícil puesto que tenemos acceso a muchas plataformas que nos permiten no sólo escribirle a una persona que está lejos, sino además hablarles en incluso verles en tiempo real.

Si la tecnología nos ha regalado tantos recursos, hay que aprovecharlos.

Y cuando hablamos de aprovecharlos, también se trata de sacarles el mayor provecho posible dentro de tus límites.

Una relación a distancia que goce de madurez, seguramente habrán conversado acerca del tema sexual.

Obviamente no se pueden tener relaciones sexuales convencionales con esa persona porque está lejos, pero esto no quiere decir que deberemos dejar el tema sexual de lado.

La tecnología también sirve para mantener una salud sexual, siempre y cuando sea usada con mucho juicio, se haya conversado previamente acerca de ello, ambos estén de acuerdo y establezcan los límites de cada quién para que puedan manejarlo de la mejor forma posible.

Comprensión. Entender que cuando se vive en dos lugares diferentes, es muy probable que se tengas dos rutinas muy diferentes también, y entender este aspecto es vital para una relación sana.

Quizás estén en zonas horarias diferentes, quizás tengan turnos de trabajo diferentes, y además de esto tienen una vida formada en su lugar de residencia, que no debe dejarse de laso por relación.

Se trata de establecer y ser capaces de mantener un sano equilibrio entre la necesidad de contacto que la relación a distancia produce, y  la rutina que cada uno tiene en su vida.

Intentar no caer en el error de querer controlar todos los aspectos de la vida del otro, de pedir más de lo que se puede entregar sólo porque se padece la angustia de la distancia.

Por otra parte, es también vital entender que para que una relación a distancia funcione y se mantenga, debe haber al menos algunos encuentros en la medida de que sus posibilidades lo permitan, y que debe tener una fecha de caducidad.

Si, una fecha de caducidad, no de la relación en sí, pero sí del amor a distancia. Si realmente se siente amor por esa persona que está lejos, y consideras que la relación tiene futuro, lo mejor será planificarse y establecer un plazo o una fecha en el que finalmente ambos se encontrarán en un mismo lugar para ahora sí, vivir la relación de cerca.

Puede ser en la ciudad donde uno de los dos vive, como también puede ser un punto neutro escogido por los dos.

La idea es que sea de mutuo acuerdo, que ambos quieran hacerlo, y que no se esté obligando a nadie a mudarse usando la relación como forma de convencimiento o manipulación.

Así que no, para que una relación se mantenga aún en la distancia no hace falta solo amor. Hace falta madurez, compromiso, responsabilidad, rutinas, límites y acuerdos que les permitan a ambos miembros de la pareja sentirse cómodos y establecer ese acercamiento emocional que tanto se necesita en estos casos.

Pero sí, una relación a distancia puede funcionar, puede tener futuro y ser muy duradera y exitosa, siempre y cuando se tomen en cuentan todos los aspectos antes mencionados, que, aunque en realidad forman parte de toda relación, cuando se habla de un amor que se mantiene a lo lejos, estos aspectos adquieren mayor carácter e importancia para lograr relaciones sanas.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.