regular el uso de internet de los niños
©: inesbazdar / 123RF Foto de archivo

Con el creciente desarrollo tecnológico, a nuestros niños les ha tocado vivir en una época virtual. Es tanto así, que la mayoría de los niños poseen al menos algún dispositivo electrónico y desde tempranas edades saben manejarlo mejor que cualquier adulto. Y aunque en ocasiones pueda ser positivo, muchos padres también se preguntan cómo regular el uso de internet de los niños.

Si bien es cierto que alejarlos de la tecnología es prácticamente imposible, puesto que en casi cualquier parte tienen acceso a ella, y además, en ocasiones resulta una gran aliada; regular su uso y especialmente el acceso que tienen a Internet y sus buscadores, es de vital importancia.

El Internet se ha convertido en una herramienta sumamente valiosa para todos, porque podemos encontrar respuestas a muchas de nuestras interrogantes y acceder a la información mucho más rápido de lo que hacíamos años atrás. Sin embargo, también es cierto que en Internet la información es libre, y en muchas ocasiones nuestros niños llegan a ver cosas que no deben.

Incluso, actualmente existen juegos en línea, series y videos de los tan famosos “youtubers” que resultan sumamente atractivos para los niños y que aunque creamos que son creados para ellos, su contenido suele estar lleno de violencia, lenguaje obsceno, escenas de miedo o terror, y en fin, cosas inapropiadas para ellos.

Además, el Internet puede llegar a crear adicciones tan significativas, que tienen efectos secundarios en su desempeño académico, y su vida familiar y social. Es por ello que es tan importante que como padres y adultos significativos estemos atentos a lo que sucede con nuestros hijos, al tiempo que pasan en línea y qué tipo de páginas visitan.

Regular el uso del Internet de los niños no tiene que ser algo difícil, si se planifica con anticipación y se maneja con calma y firmeza. Es un límite que debe establecerse como cualquier otro en casa, y que debemos vigilar que se cumpla.

Lo principal será restringir las páginas que visitan, los videos que ven y la información a la que acceden. Actualmente casi todas las páginas, buscadores y compañías que ofrecen el servicio de Internet, cuentan con ciertas modalidades de control que les permiten a los padres regular lo que sus hijos ven en Internet. Infórmate y haz uso de ellas.

Posteriormente, es importante que establezcas rutinas, que no sólo ayudarán a tu hijo a saber lo que debe hacer en todo momento y le brindará estructura, sino que además e permitirá controlar el tiempo que tu hijo pasa en línea, de manera que pueda dedicar tiempo a otras actividades de esparcimiento, y no se cree una adicción.

Establecer horarios y tiempos específicos para el uso de Internet, es una de las mejores herramientas para controlar su uso; porque los chicos tendrán actividades planificadas que los alejarán de estar conectados a toda hora. Esto aplica además para las consolas, tabletas y teléfonos inteligentes; si no los tienen a su alcance todo el tiempo, no los usarán tan seguido.

Procura tenerlos tú, y dárselos cuando sea el tiempo oportuno. Es decir, cuando te hayas asegurado de que terminaron sus tareas o actividades, y tengas el tiempo y la atención suficiente para estar allí con él o ella y supervisarlos.

Asegúrate de conversar con tus hijos acerca del uso adecuado del Internet. Debido a que la mayoría de los juegos en línea cuenta con servicio de chat, probablemente tus hijos conocerán distintas personas por esa vía. Explícales que no todas las personas que conocen en línea son reales, y que por ende, no deben compartir su información personal ni la de su familia.

Indícales la dirección de su casa, su número de teléfono, el nombre de su colegio o su ubicación, entre otras cosas, son datos que es mejor no compartirlos; y en caso de que les sean solicitados, deberán consultarlo contigo antes de compartirlos.

Regularmente, cuando ingresan a algún chat o juego en línea, les solicitan una dirección de correo electrónico. Puedes optar por darles la tuya y así controlar un poco más la situación, o crearle una dirección de correo electrónico de la que tu también conozcas la clave para tener acceso a ella, incluso puedes direccionarla a tu teléfono y así poder estar pendiente.

Finalmente, dedícate a pasar más tiempo con tus hijos realizando actividades diferentes. Más que resultarles atractivo, los niños acceden a Internet constantemente porque se aburren de jugar solos, y en línea pueden compartir aunque sea de forma virtual, con otras personas.

Brindarles tiempo de calidad, y en cantidad, será la mejor forma de saber lo que están viendo, controlarlo, y formar una relación de confianza con tus hijos en la que ellos se sentirán en la libertad de contarte lo que sucede en sus vidas, y además te permitirá fortalecer el vínculo, y disfrutar con ellos al punto de que ya no necesiten tanto del Internet para entretenerse.