escuchar bien antes de opinar

Importancia de escuchar bien antes de opinar.

Como seres humanos somos seres relacionales, lo que quiere decir que constantemente buscamos el contacto y la relación con el otro, y para hacerlo nos valemos del lenguaje.

A diferencia de los animales, poseemos nuestra forma de comunicarnos, es a través de un lenguaje articulado, racional, que nos da la capacidad tanto de emitir como de recibir mensajes a través de las palabras.

El lenguaje nos edifica, nos etiqueta, en ocasiones nos condiciona, y tiene la capacidad de construirnos o incluso de destruirnos cuando no se usa correctamente, de allí parte la importancia que debemos darle al mismo.

Para entablar una conversación se necesitan como mínimo dos personas, un emisor y un receptor que intercambiarán sus papeles a lo largo de la conversación.

Como seguramente todos hemos aprendido en nuestros años de escuela, el emisor es la persona que emite el mensaje y el receptor vendrá a ser quien lo recibe.

Regularmente cuando nos encontramos en medio de una conversación, prestamos mucha atención a qué es lo que tendremos para decir, pero sin pensar realmente en cómo decirlo, lo que en ocasiones da pie a diversas discusiones.

Nos centramos no en lo que la otra persona nos está diciendo o lo que intenta transmitir con sus palabras, sino más bien en lo que nosotros tendremos para responder. Escuchamos para responder, y no para entender, y éste es el principal motivo de la mayoría de las peleas entre adultos.

Es común que cuando estamos en medio de una discusión, estemos atentos a lo que la otra persona tiene para decir, únicamente para idear rápidamente en lo que podemos responder, incluso muchas veces no escuchamos a la otra persona por el simple hecho de estar pensando en lo que diremos cuando sea nuestro turno de hablar, y en ocasiones, ni siquiera dejamos que la otra persona termine de exponer su punto, porque constantemente la estamos interrumpiendo con nuestras propias palabras e ideas, por lo que tendemos a expresar opiniones que o no vienen al caso, o pueden resultar dañinas para la otra persona, porque al no escuchar, nuestra capacidad de sentir empatía queda de lado y tendemos a opinar sin pensar realmente en lo que estamos diciendo.

Es entonces cuando debemos preguntarnos: ¿Estoy realmente escuchando lo que esta persona tiene para decirme? ¿Estoy entendiendo lo que quiere transmitir? ¿Me estoy poniendo en su lugar?

Es allí entonces donde radica la importancia de aprender a escuchar bien antes de opinar. Muchos malos entendidos surgen por no escuchar adecuadamente, y muchos de ellos también pudieran evitarse si tan solo nos tomáramos el tiempo de realmente hacer silencio, prestar atención y escuchar lo que la otra persona tiene para decir.

Incluso nos pasa lo mismo cuando leemos, podemos leer un texto rápidamente y sin mucha atención y seguramente no lo entenderemos, pero cuando esto pasa, tenemos la capacidad de darnos cuenta y leer nuevamente con mayor atención para así lograr comprender lo leído.

Si podemos hacerlo cuando leemos mensajes que otros quisieron transmitir, ¿Por qué no hacerlo cuando tenemos a otra persona frente a nosotros haciendo uso de su lenguaje oral? Es incluso beneficioso para nosotros mismos, al saber escuchar le demuestras a la otra persona que tiene toda tu atención, y si están discutiendo, podrá bajar su nivel de ansiedad o frustración ya que sentirá que estás tomando en cuenta lo que tiene para decir, y tus opiniones o ideas partirán de la comprensión y el entendimiento y no de la rabia, por lo que será mucho más fácil solucionar el conflicto.

Como indiqué al principio, las palabras son sumamente poderosas, tienen la capacidad de construirnos o destruirnos, nuestras palabras afectan a otros, por lo que saber escuchar nos brindará la posibilidad de cuidar lo que decimos, expresando eso que queremos sin la necesidad de dañar a quien nos escucha.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.