Anuncio Publicitario

Sobre protección o Padres controladores

1
Padres controladores
©: kakigori / 123RF Stock Photo

Como seres humanos muchos de nosotros, no todos, como parte de nuestra búsqueda de auto-realización, soñamos con ese día en que nos convertiremos en padres y formar una familia, para crear nuestra descendencia.

Ahora bien, muchas veces ese gran deseo de ser padres, puede transformarse en una necesidad extrema de control cuando los hijos nacen.

Y un control que no es únicamente sobre la vida propia, sino además sobre la vida de los hijos. Puede verse como sobre protección, o quizás mucha firmeza y límites, lo cierto es que, sí existen los padres controladores, que quizás actuando “desde el amor” terminan haciendo más daño a sus hijos de lo que imaginan.

No es poco común escuchar a padres y madres verbalizar expresiones como: “Mis hijos son míos porque yo los parí (o yo los hice)”, “En esta casa se hace lo que yo digo porque para eso soy su madre/padre”. Especialmente en la cultura latinoamericana es común escucharlo.

Si bien es cierto que los límites y las normas son necesarias en la crianza de los hijos para ofrecerles guías de comportamiento, de lo que no nos hemos enterado o no queremos aceptar, es que los hijos no son verdaderamente nuestros.

Nacen de nosotros sí, tenemos el deber de cuidarlos y educarlos sí, pero tarde o temprano los hijos crecen y se van a perseguir su propio camino, por lo que lo ideal sería criarlos con libertad e independencia.

El problema se suscita, cuando no entendemos eso, cuando pensamos que por ser sus padres tenemos control y poder total sobre ellos y los sometemos a nuestros deseos.

Quizás cuando son pequeños no notemos tanto las consecuencias negativas de esta creencia, porque en edades tempranas los niños necesitan mucho de sus padres, pero a medida que van creciendo las consecuencias se van haciendo más evidentes.

Y es que, si criamos a nuestros hijos tomando decisiones por ellos, diciéndoles todo el tiempo lo que deben hacer y cómo deben hacerlo, inmiscuyéndonos en sus vidas sin dejar que tengan privacidad e independencia, estaremos criando niños que luego se convertirán en adultos sumisos y muy probablemente con problemas para relacionarse.

Usualmente, los niños que son criados en hogares controladores y sobre-protectores, más allá de crecer inseguros porque no han aprendido a tomar decisiones por sí mismos, buscarán relacionarse con personas que ejerzan igual o mayor control sobre ellos para así crear relaciones de co-dependencia.

En otros casos, presentan dificultades para relacionarse porque aún en la adultez, se sienten bajo el yugo de sus padres. Y es que esto es obvio, si no han aprendido otra forma de hacer las cosas y no conocen de libertad de pensamiento.

Además, probablemente muy pocas personas quieran relacionarse con alguien que no pueda tomar decisiones por sí mismo y que aún sea controlado por sus padres.

Con todo esto, las habilidades de solución de problemas, toma de decisiones, pensamiento analítico, entre otras, también se ven afectadas, porque crecen sin aprender a mirar más allá de lo que sus padres dicen, no aprenden a cuestionarse y replantearse las situaciones.

Ahora bien, también puede darse el caso de que crezcan con resentimiento, y más temprano que tarde terminen abandonando el hogar buscando la libertad e independencia tan anhelada. Entonces, desde cualquier punto de vista que lo veamos, las consecuencias a largo plazo son negativas.

Es cuestión de entender que los hijos no son de nuestra propiedad, que llegan a nuestras vidas para que los ayudemos en su proceso de creación como seres en el mundo, pero que tarde o temprano también necesitarán abrir sus alas y seguir su propio destino. Mientras los criemos con libertad pero con responsabilidad, tendremos hijos adultos agradecidos con el trabajo que han hecho sus padres, y con unas inmensas ganas de retribuir todo el amor y aprendizaje recibidos.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

1 COMENTARIO

  1. buenas, yo tengo un problema vera mi mama no me deja hacer nada, tengo 24 y piesa que yo no se hacer nada, pero se equivoca, me tiene furioso estoy que agarro la ropa y me voy, solo que recuerdo que no tengo casa y me quedo jejej XD a y también vivo en vnz , pero estoy alto tuvimos una discusión y me dijo que yo no sabia hacer nada, y que me moriria de hambre , eso me da tanta rabia eso me pasa tambie por no quererme independisar ,yo rechaze
    una chica solo mente por quere terminar mi sueños pero a hora me sale con una patada de que no se hacer nada ,solo porque no consigo trabajo, y estoy esperando para enero, me tiene alto e.e

    se hacer muchas cosas y de paso se algo de sicologia se que es una madre controladora , pero tengo varias espectativa avece creo que ella quiere hacerme sentir mal aproposito se dibujar se hacer dibujo digital me gradue de tecnico superio en organización y sistema , tengo varios cursos no entiendo. apuesto que me fuese ido con betania y no hubiese pasado esto 🙁

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil