Hormonas
©: jackf / 123RF Foto de archivo

Como todos sabemos, las mujeres somos cíclicas, esto quiere decir que nuestro cuerpo pasa por un ciclo de cambios hormonales, y mes a mes la historia se repite. Estos cambios hormonales generan una cantidad de efectos en nosotras y nuestro cuerpo, logrando que tanto nuestro aspecto físico como nuestras emociones, cambien constantemente.

Usualmente, cuando estos cambios hormonales se dan, solemos tener también cambios de humor que son objeto de bromas y chistes al respecto, y que además en ocasiones son causantes de conflictos, porque enfrentémoslo, cuando estamos en nuestros días mantener el autocontrol emocional se hace bastante cuesta arriba, generando un sinfín de mal entendidos.

En sí, el ciclo en las mujeres se divide en 4 etapas, y son dos las hormonas que participan en el: el estrógeno y la progesterona. En los pocos días previos a la menstruación o durante la menstruación, los niveles de progesterona bajan considerablemente y los de estrógeno aumentan, y es precisamente este cambio hormonal, el causante del mal humor.

Si además de eso le sumamos la pérdida de sangre que quizás nos pueda hacer sentir fatigadas, los dolores constantes en el vientre, cabeza, piernas o espalda, y la incomodidad que el propio proceso menstrual nos hace sentir, es normal que nuestro humor no sea el mejor.

Y no es por excusarnos, es cierto que durante esta etapa tendemos a sentirnos más cansadas, adoloridas, incómodas e irritables, por lo que nuestras reacciones a determinados estímulos no suelen ser las mejores. Aunque no todas las mujeres experimentan el síndrome pre-menstrual de la misma forma (hay algunas que no tienen síntomas) la mayoría solemos experimentarlo de esta forma.

Es entonces en esta etapa, cuando regularmente se suelen presentar conflictos debido a nuestro mal humor, con nuestros padres, hermanos, compañeros y muy especialmente, con nuestras parejas. Tendemos a pensar que por el hecho de sentirnos mal los demás deben tener mayor consideración con nosotros, y si bien es cierto que sería lo ideal, no siempre es así, más aún cuando los demás (específicamente los hombres) no entienden por lo que estamos pasando o a qué se deben nuestros cambios de humor.

Y no es que no lo entiendan porque decidieron no hacerlo, no es su culpa, ni tampoco es la tuya que tus hormonas cambien; simplemente se les hace difícil entenderlo bien sea porque desconocen estos procesos, o porque es difícil entender algo que no se ha experimentado ni se experimentará.

Es por ello que en estos días, tanto hombres como mujeres, debemos tomar una dosis extra de paciencia y consideración. Como he indicado en otros artículos, ni nuestras parejas ni ninguna persona, puede saber específicamente qué se espera de ellos, si no se los comunicamos, por lo que conversar al respecto suele ser de mucha ayuda.

Además, son pocos los hombres que saben con exactitud el ciclo de sus parejas, por lo que es difícil que sepan cuando estás en tus días, así que comunicarlo será de vital importancia para evitar futuros conflictos.

Como mujeres, debemos entender y aceptar que esto es algo que pasará todos los meses, y que aunque nos sintamos mal, no puede afectarnos más allá de lo que nosotras dejamos. Es normal que esos días no te provoque salir a bailar o socializar mucho, pero hacer un poquito de esfuerzo y aventurarte a salir, puede ayudarte a que la irritabilidad e incomodidad de esos días, desaparezcan por un rato.

Anímate a salir así sea a tomar un café y tener una buena conversación, bien sea con tu pareja o un grupo de amigas, pero no dejes que la menstruación controle además de tu estado de ánimo, tu vida. Deja que tu cerebro libere endorfinas, las famosas hormonas de la felicidad.

Como hombres, lo importante es estos días es armarse de mucha paciencia y una dosis extra de afecto y comprensión. Cuando estamos malhumoradas a causa de cambios hormonales, muchas veces escapa de nuestro control, y tendemos a reaccionar negativamente ante el más mínimo detalle.

Entiende que es algo del momento y que probablemente unos días después cuando los niveles hormonales se hayan normalizado, nos sentiremos mal por haberles gritado (o lo que sea que hayamos hecho) e intentaremos recompensarlos al respecto. No te enfrasques en conflictos sin sentido que muy probablemente se deba a que tenemos las emociones a flor de piel.

Aprovecha estos días para consentir a tu pareja, prepárale un té caliente y déjala descansar, que con toda seguridad, recibirás tu recompensa en los próximos días. Tanto para hombres como para mujeres, se trata de entender que son sólo hormonas subiendo y bajando, que no hay nada que podamos hacer por los momentos para cambiarlo, pero sí podemos escoger la actitud con la que lo vivimos.

No es nada del otro mundo, sólo dura unos pocos días y con paciencia y una buena actitud, quizás hasta ni nos afecte lo suficiente como para cambiar nuestro humor.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.

  • Janette Rivas

    Excelente información, precisamente hoy hable de es tema, en mi programa..