Rendimiento
©: Foto de 123rf.com

Probablemente a todos nos ha sucedido en algún momento de nuestras vidas, que nuestro rendimiento bien sea laboral o académico no suele ser el mismo de siempre; tiende a bajar, nos sentimos cansados con mayor facilidad, y pareciera que no logramos hacer las cosas del todo bien. Esto es, porque hay diversos factores externos o internos que afectan nuestro rendimiento.

A veces estos factores son difíciles de identificar, porque muchos de ellos creemos que no son lo suficientemente significativos para ello. Incluso, muchas veces ni nos damos cuenta que nuestro rendimiento se está viendo afectado, sino hasta que alguien más nos lo dice.

En la escuela, es un poco más fácil identificarlo puesto que se ve reflejado en las notas de las evaluaciones o asignaciones; sin embargo, en el trabajo, a veces creemos que está todo bien, hasta que llega alguien, bien sea un jefe o compañero de trabajo, a indicarnos que nuestro desempeño se está viendo afectado, por razones que desconocen.

Son muchos los factores que pueden afectar el rendimiento de una persona, algunos afectarán en mayor medida que otros, porque todos somos diferentes, y además esto va a depender de los recursos y mecanismos de defensa y afrontamiento con los que contemos.

Dependiendo del tipo de factores que influyan en nuestro rendimiento, será trabajo propio o con ayuda de algún superior el identificarlos. Usualmente, cuando se trata de factores internos a la empresa o instituto académico, suele ser más difícil para los superiores identificarlos, puesto que nadie quiere ver sus fallas, tendiendo a poner el foco en lo que está afuera.

Algunos factores internos que pueden afectar nuestro desempeño o rendimiento pueden ser, la falta de liderazgo o las deficiencias en la pedagogía, la cultura y políticas de la empresa o las normas estrictas de una institución, la estructura organizacional, y muy especialmente, la falta de motivación por parte de los superiores.

Cuando estos factores se presentan y son los que influyen directa y negativamente en nuestro rendimiento, aunque no sea del todo nuestro trabajo solucionarlos, sí es nuestro trabajo conversarlo, y expresarlo adecuadamente, para poder en conjunto encontrar una solución.

Ahora bien, muchas veces el rendimiento también puede verse afectado por factores externos a la empresa o institución académica como pueden ser, problemas o situaciones familiares complicadas, poca o mala calidad de vida, factores ambientales o de salud como la falta de sueño y descanso, el clima, la alimentación, el ruido, la contaminación, etc.

Una persona que no ha dormido bien, difícilmente podrá concentrarse en el trabajo o la escuela, igualmente si no ha comido bien. Una persona que esté atravesando por problemas familiares, probablemente no podrá prestar su entera atención a su labor, puesto que constantemente estará pensando en lo que le aflige.

Muchos de estos factores pueden pasar desapercibidos por las empresas o instituciones, porque cuando se suele tener un buen descanso, se cuenta con la alimentación necesaria, se tiene calidad de vida, hay armonía familiar, etc; no suelen ser considerados como factores motivantes, sin embargo cuando éstos faltan o están ausentes, si se suele dar pie a la desmotivación.

Es por ello que es tan importante establecer buenas relaciones con los empleados y/o alumnos, puesto que muchas veces ante un rendimiento bajo o mal desempeño se suele penalizar a la persona, sin antes indagar qué puede estar sucediendo para poder solventar la situación, generando aún más desmotivación.

Si por el contrario, nos dedicáramos a indagar e identificar las causas, antes de penalizar y resaltar los errores, probablemente encontraríamos soluciones más rápidamente, aumentándola motivación, y por ende, mejorando el rendimiento o desempeño.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.