Jefe y un Líder
©: artitcom / 123RF Stock Photo

¿Jefe intimidante o Líder Motivador?

En las empresas actuales, aún y cuando el mundo de los Recursos Humanos ha avanzado significativamente y de forma positiva, aún es común encontrar que quienes están a cargo más que motivar y acompañar al personal, sólo se dedican a dirigir y hacer que las funciones se cumplan. De allí nace principalmente la diferencia entre lo que un Jefe y un Líder pueden ser.

Para definirlos apropiadamente, un Jefe es esa persona en la organización con la capacidad y autoridad de dirigir a su personal y su trabajo, con poder sobre las actividades que estos desempeñan. Suele ser una persona que no sólo a nivel del organigrama tiene un puesto superior, sino que además se ve a sí mismo en una posición de superioridad, por lo que en muchas ocasiones puede verse como una persona intimidante.

Un Líder por su parte, es esa persona que encabeza y dirige un grupo o movimiento, en el caso de las organizaciones se refiere al personal, pero desde una postura de igualdad, en la que si bien tiene funciones que lo colocan en un lugar más alto de la organización, motiva a sus empleados lo suficiente como para hacerles saber que el trabajo de todos es sumamente importante independientemente del cargo, creando en ellos mayor compromiso con los valores, misión y visión de la empresa.

Aunque la diferencia parezca evidente, en la práctica, no siempre es así de fácil identificarlos, porque hay quienes desde la intención de ser un Líder, terminan siendo Jefes por comodidad o desconocimiento.

Sin embargo, más allá de las diferencias de concepto, existen algunas diferencias más en cuanto a funciones, personalidad y forma de manejar la empresa se refiere.

Por ejemplo, como mencioné anteriormente, un Jefe suele ser una persona intimidante, cuyos empleados se abocan a cumplir con sus funciones principalmente por miedo o temor a represalias, porque dirige bajo la posición de ser el único que manda, por ende lo que dice debe hacerse cumplir.

Un líder es motivador, emplea gran parte de su tiempo en valorar los esfuerzos de sus empleados, dirige bajo la posición de autoridad pero incluyendo a sus trabajadores en la toma de decisiones, escuchando sus necesidades y propuestas, es útil para la organización más allá de solo mandar.

Un Jefe suele imponerse, mientras que un Líder juega a convencer. El Jefe da órdenes y las hace cumplir, en ocasiones con largas explicaciones y pocas propuestas, y en otras ocasiones sin explicación alguna más allá del hecho de que él lo ordena.

Por su parte, un líder escucha propuestas, define un plan de acción y brinda argumentos y ejemplos a sus trabajadores que demuestran por qué es el plan a ejecutar.

Cuando sucede algún problema en el funcionamiento de la organización, el Jefe busca culpables. Se enfoca en identificar quién ha fallado y penalizarlo o señalarlo, con la finalidad de enseñarles al resto que algo así no debe volver a ocurrir.

Un Líder identifica el error, pero no señala a quien lo cometió, calmadamente plantea soluciones y ayuda a quién ha cometido la falla a recomponerse y continuar con sus labores tranquilamente.

El Jefe se coloca a sí mismo en la posición de director, da órdenes y supervisa que se cumplan adecuadamente, llega puntual y poco se relaciona con su personal; mientras que un Líder trabaja junto a sus empleados, da el ejemplo de cordialidad y trabajo duro, llega antes que sus empleados y los recibe amablemente, les brinda seguridad y les enseña de compromiso con la empresa.

Un Jefe capacita a sus empleados con la única finalidad de obtener un buen desempeño por parte de sus trabajadores.

Un líder capacita a sus empleados con la finalidad de optimizar su desempeño y brindarles crecimiento personal, los ayuda a establecer metas y perseguir objetivos, les da la capacidad de tener mayores aspiraciones, los ayuda a superarse incluso si eso significa que puedan superarlo a él.

Finalmente, un Jefe establece poco contacto con su personal, se relaciona únicamente con motivos laborales. Un Líder se interesa genuinamente por sus empleados y su bienestar, respetando siempre las distintas personalidades e intimidad década quien.

Entiende cuando alguno de sus empleados está pasando por una situación difícil, y está dispuesto a ofrecer ayuda en situaciones angustiantes. Aunque hay muchas diferencias más, básicamente lo que diferencia a un Jefe de un Líder, es su Calidad Humana.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.