depresión y suicidio
©: logoboom / 123RF Stock Photo

Comúnmente hemos escuchado la palabra “depresión” o dicho la frase “estoy deprimido” para referirnos a un estado de profunda tristeza, que usualmente suele ser temporal, y que viene dado por situaciones que ocurren en nuestro día a día.

Aunque en cierta forma la depresión sí se trata de un estado de profunda tristeza, no es lo único a lo que se refiere, por lo que no es algo que se puede tomar a la ligera.

Ciertamente, diversos especialistas en el área de la salud mental, coinciden en la idea de que la mayoría de las personas (si no es que somos todos) sufrimos de depresión en algún punto de nuestras vidas, porque el ritmo actual de la sociedad en el que cada vez trabajamos más y disfrutamos menos, y en cierta forma nos aísla de nuestro círculo, nos hace más propensos a ello.

Sin embargo, tener un episodio depresivo en algún momento de nuestras vidas y superarlo, no es lo mismo que sufrir de depresión mayor.

Cuando hablamos de depresión mayor hacemos referencia a un estado de desesperanza o pérdida de la esperanza ante el futuro, y la creencia de que todo está mal y no se tienen las habilidades para mejorarlo porque no se tiene control sobre las emociones y la vida en general.

Cuando esto sucede, entonces sí hacemos referencia a un trastorno depresivo mayor clínicamente hablando.

Algunos de los síntomas presentes en la depresión mayor pueden ser; pérdida de la esperanza ante el futuro, pérdida del apetito y el deseo sexual, pobre o ningún control emocional por lo que puede presentarse llanto constante o episodios de ira, como también en algunos casos la persona puede estar en un estado de “anhedonia” que se refiere a la incapacidad de sentir placer por las cosas que antes si lo hacían, es como si la persona ya “no sintiera nada”. También puede presentarse falta de sueño o insomnio, o por el contrario sueño excesivo lo que hace que la persona pase la mayor parte del día durmiendo.

Existen muchos síntomas o manifestaciones más, sin embargo éstos son los más comunes. Ahora bien, conociendo lo que es realmente la depresión, ¿Qué relación tiene con las tasas de suicidio? Antes de responder a esta pregunta, es necesario que sepamos a ciencia cierta de qué se trata el suicidio; y se refiere al acto de una persona de quitarse la vida como solución a alguna situación o problema grave que los está afectando, y al que no ve o encuentra otra solución.

Usualmente se tiene la creencia de que son las personas que padecen de una depresión mayor, las que son más propensas a cometer actos suicidas o llevar a cabo el suicidio en sí, y, aunque en algunos casos puede ser así, no siempre se cumple este criterio.  Aunque sí hay un porcentaje relativamente alto de personas con esta condición que cometen suicidio, no siempre suele suceder por ésta razón.

A ciencia cierta, es imposible saber con exactitud por qué razón una persona puede llegar a suicidarse, ya que es algo que únicamente lo sabe la persona que lo comete. Podemos suponer que se debe a un problema o situación graves, o a un estado depresivo mayor, pero puede haber un sinfín de razones más.

Algunos expertos concuerdan en que otro tipo de trastornos como el trastorno bipolar, la fobia social, los trastornos de ansiedad o ataques de pánico, el trastorno límite de la personalidad o el de identidad de género, también pueden ser factores predictores de actos suicidas; por lo que la depresión mayor no es el único trastorno que guarda relación con las tasas de suicidio. Incluso, se tiene la creencia de que la mayoría de las personas con un trastorno depresivo mayor no llega a cometer suicidio, debido a la falta de interés y energía característicos del trastorno.

Ahora bien, independientemente de si guardan relación o no, lo importante es saber que así como la depresión mayor es tratable, el suicidio también puede prevenirse. Lamentablemente en nuestra sociedad, tanto la depresión como el suicidio suelen ser temas de los que no se habla mucho o se hablan en voz baja, lo que no contribuye a su prevención.

Es por ello que se hace tan importante hablar al respecto, porque el tener el conocimiento nos puede ayudar a identificar las señales de la presencia del algún trastorno o de las ideas suicidas, y ayudar a esa persona que tanto lo necesita. Es importante además que entendamos que cuando una persona padece de depresión mayor o tiene ideas suicidas, difícilmente pedirán ayuda o incluso pueden negarse a aceptarla (producto de su estado de desesperanza) pero aunque así fuera, el apoyo familiar y de su entorno cercano siempre será pieza clave en el proceso.

Una vez identificadas las señales también es importante lograr que la persona reciba ayuda de un especialista, ya que es quien cuenta con las herramientas necesarias para ayudarlo en su proceso. Usualmente el tratamiento para estos casos es una combinación de psicoterapia o tratamiento psicológico, con farmacología, de allí la importancia de recibir la atención adecuada.

La depresión y el suicidio son temas serios, que deben tomarse con toda la seriedad y responsabilidad que ameritan, y que necesitan del aporte de todos para su prevención.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.

  • Geraldine Rodriguez

    Como sabemos que debemos ser medicados, he sufrido de depresion en gran parte de mi vida lucho con esto pero no se ya que hacer, nada me anima , estoy la mayor parte del tiempo de mal humor, la persona que escogi como pareja y padre de mis hijos a ayudado a hundirme mas en este estado ahora me siento como que nada me importa me da igual vivir o morir, he tenido varios intentos de suicidio a veces pienso que debo medicarme ¿pero que debo tomar?