no das más
©: bialasiewicz / 123RF Stock Photo

Independiente de las decisiones que se tomen para llegar a las metas, siempre aparece un momento en el que sientes que no das más de tu parte y comienzan a generarse pensamientos que te dicen cosas como: “es hora de cambiar y elegir otro camino ya que esté se está tornando muy difícil”, “no puedo más, se acabó”,  sin embargo, si en lo más profundo de tu ser sabes y puedes identificar que lo que estás haciendo, es lo que realmente quieres y es donde te visualizas en el futuro, hay algunas cosas que debes considerar antes de detenerte.

Está comprobado que cada persona, determina metas y objetivos personalizados. Muchos de acuerdo a las capacidades que tienen, otros porque disfrutan lo que hacen y otros porque de alguna manera se encontraron envueltos en una situación, la cual determinó sus objetivos de vida.

Aquí te dejo 3 cosas que debes considerar cuando sientes que no das más:

1. ¿Vale la Pena?

Antes de tomar esa fuerte decisión de rendirte y no seguir adelante con lo que estás haciendo, identifica cuales son los factores que te están afectando, mide la intensidad de esos factores y determina honestamente si eso es un motivo de peso que te haga cambiar de camino, o si es simplemente una situación pasajera relacionada con un suceso momentáneo* (los cuales te explicaré al final de este artículo).

Comprende primero: Si estás haciendo lo que disfrutas, lo que te apasiona, te gusta y te enaltece, estás en el camino correcto. Si es todo lo opuesto, está comprobado que lo mejor es retirarse y buscar el camino que te lleva a lo que realmente te llena de emoción para seguir adelante.

2. Determina porqué estás donde estás.

Analiza que fue lo que llevó a seleccionar la carrera o estudios que llevas. Cuando tomaste la decisión inicial de estar donde estás, ¿Lo hiciste porque alguien te lo dijo?, ¿Porque no tenías otra opción en ese momento? o simplemente tomaste la decisión con emoción, fervor y pasión.

Recuerda el momento que iniciaste, cierra los ojos y revive ese momento, luego pregúntate nuevamente: ¿Debo rendirme y no seguir adelante? ¿Realmente debo cambiar el rumbo?

En este momento puede surgir el pensamiento que determina rendirte y no dar más al respecto, o pueden surgir nuevas ideas de cómo mejorar lo que estás haciendo, incrementar el rendimiento y transformar algo bueno en algo espectacular y extraordinario.

3. Cuando sientes que no das más, puede ser el comienzo de lo mejor que te puede pasar.

Muchas personas lo saben, pero simplemente lo dejan pasar por alto, ya que por supuesto es más fácil y rápido no dar más y rendirse.

Las personas más brillantes y exitosas de todos los tiempos han tenido algo en común: tuvieron un arduo camino, nunca se rindieron y jamás procesaron el no dar más en lo que realmente les apasionaba, y además justo en el momento que sintieron que lo mejor era darse por vencidos, decidieron no hacerlo, siguieron adelante y entonces se transformaron en personas extraordinarias.

En 6 formas poderosas de ser más persistente hablamos de algunos de ellos.

No importa cual sea el tamaño o el nivel de dificultad de tu meta. Si tienes la capacidad y la fortaleza mental, de trazar el camino para llegar a ese objetivo que tanto deseas y nunca te desvías de allí, llegarás más rápido de lo que te imaginas.

Es importante recordar, que es importante celebrar cualquier meta pequeñita que se logre. Cada pequeña celebración, te revitaliza y es un paso más hacia lograr las metas principales.

*Situaciones pasajeras que NO deben tomarse en consideración al pensar que no das más.

  • Finalización de una relación de pareja
  • Discusión con un colaborador o con tus superiores
  • Falta de dinero temporal o fracaso en un proyecto
  • Un resfriado que te haya dejado en cama por 5 días
  • Un accidente de tránsito

Seguro hay más situaciones pasajeras que puedan afectar y pensar que no debes dar más de ti, en tu proyecto, o en lo que estás haciendo.

La esencia es saber identificar qué factores externos ocasionados por terceros o cosas comunes, no son motivo alguno para detenerse o salirse del camino correcto.

Si algo de esto sucede, simplemente hay que aceptar la situación, organizar las ideas nuevamente, encontrar soluciones y regresar lo más rápido posible al camino principal.

Cuando sientes que una de estas situaciones se apodera de tus pensamientos y se transforma en una barrera con los indicadores de que debes cambiar el rumbo, es sumamente aconsejado que se practique la meditación y el manejo de la respiración ya que ayudan a ordenar las ideas, definir nuevamente el trazo del camino y seguir adelante.

Nos gustaría conocer tu historia, ¿Alguna vez has sentido que no das más? En tu trabajo, en tus estudios, en tu empresa, en tu proyecto, en lo que sea que hagas.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Escritor y Coach, Emprendedor, Ingeniero en Sistemas y Músico. Diplomado en Psicología Positiva.