comunicación efectiva

En toda empresa, existe una jerarquía que nos hace entender cuáles son las responsabilidades de cada trabajador, independientemente del cargo que ocupe.

Es sumamente importante que estas responsabilidades estén bien especificadas, ya que el adecuado funcionamiento de una empresa dependerá en gran medida, de que cada empleado cumpla con las funciones inherentes a su cargo.

Sin embargo, éste no es el único factor que influye en el adecuado funcionamiento de una empresa, una comunicación efectiva entre el jefe y sus trabajadores en algunos casos tendrá mucho más peso.

Analicemos lo siguiente, si los empleados de una empresa conocen a cabalidad cuáles son sus funciones, pero no se sienten a gusto en sus cargos o con ciertas políticas de la empresa, muy probablemente su desempeño se vea afectado.

Si existiera una buena comunicación con el Jefe de la empresa, seguramente éste conocería las causas de la baja en el desempeño de sus trabajadores, conversaría con ellos y podrían establecerse acuerdos.

Pero, si no hay comunicación, ¿De qué forma podría solventarse la situación? Incluso, la mayoría de los problemas laborales vienen dados porque el empleado siente que sus necesidades no están siendo escuchadas o no se sienten motivados, y este es el mayor indicio de que la comunicación entre el jefe y sus trabajadores, no está siendo efectiva.

Asumir la posición de que el Jefe es el único que puede controlar las acciones de la empresa, más que ayudar lo que hará es que tu personal se sienta desmotivado, que no sean felices en su puesto de trabajo, y que no tengan ese sentido de pertenencia que tan importante es para el éxito empresarial.

Mientras que si nos centramos en escuchar lo que el personal tiene para decir, en oír sus propuestas, en validar sus ideas y satisfacer sus necesidades, lo más probable es que tengamos un personal feliz y comprometido con la misión de la empresa.

Además de esto, una comunicación efectiva permite tano al jefe como a los trabajadores, establecer un feedback con el que ambos puedan estar al tanto del desempeño del trabajador, aceptémoslo, un trabajador que sepa lo que se espera de él y al que se le reconozca su buen trabajo, difícilmente querrá dejar la empresa, porque sentirá que su esfuerzo del día a día está siendo valorado, y podrá prácticamente palpar los resultados dl trabajo duro.

Ahora bien, en un proceso de comunicación hay dos partes, un emisor y un receptor, por lo tanto para que la comunicación sea efectiva, debe existir compromiso de ambas partes, por lo que la forma en la que el empleado asume esta comunicación es también sumamente importante.

Aunque establecer un efectivo proceso comunicacional entre Jefe y empleados pueda parecer difícil, no es imposible, siempre y cuando todos (o la mayoría) en la empresa entiendan que cada uno de los que allí laboran sea cual sea su cargo son importantes, y que las empresas funcionan como un engranaje, es necesario que cada quien cumpla con sus funciones y se apoyen unos a otros, para que la máquina pueda funcionar.

Hay ciertas claves o consejos que podemos poner en práctica para mejorar la comunicación con tu jefe o tus empleados.

  • En primer lugar, evita conversar sobre temas polémicos. Discutir sobre tópicos como religión, política, incluso hasta deportes, puede caldear los ánimos y hacernos entrar en situaciones de las que después difícilmente podremos salir airosos. Trata de conversar de temas un poco más cotidianos, o simplemente limítate a lo que tiene que ver con la empresa y su desempeño. Si sientes que como empleado hay alguna situación personal que necesitas comunicar, trata de hacerlo en privado y con todo el tacto y respeto que la circunstancia amerite, pero no te quedes callado. Muchas veces nuestras situaciones personales pueden afectar el desempeño laboral, y si no lo comunicamos, damos pie a que se hagan percepciones erradas acerca de lo que nos ocurre.
  • Seas Jefe o Empleado, la clave siempre estará en saber escuchar. Cuando alguien desea comunicarnos algo, indirectamente nos está pidiendo que le brindemos toda nuestra atención en ese preciso momento. Si por el contrario, hago como que lo escucho pero estoy pendiente de otras cosas, en primer lugar únicamente lograremos que la otra persona se sienta invalidada, y en segundo lugar podremos dar pie a un sinfín de malentendidos, porque no recibiremos bien el mensaje.
  • Un buen jefe involucra a sus empleados en la solución de problemas laborales, porque todos son piezas claves de la empresa, y todos pueden tener algo bueno que aportar. Y en este sentido no es solamente importante que escuches las propuestas de todos, es mucho más importante que después de escucharlas las valides, que no las rechaces inmediatamente porque te parezcan inviables. Tómate tu tiempo para analizarlas y encontrar entre todos la que mejor se adapte a tu situación.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.