A veces es difícil dejar de lado tu trabajo. Sin embargo, si has tenido problemas en tus relaciones personales, entonces ya sabes que es importante que sepas dejar de lado el trabajo y sus problemas cuando estás con tus seres queridos.

No caigas en el error de mezclar trabajo con placer y arruinar tus relaciones. La verdad es que el trabajo debe quedar a un lado cuando llegas a casa, y si trabajas desde casa, entonces cuando cierras tu ordenador. Hay ciertas estrategias y trucos que puedes poner en marcha para asegurarte de que no estás trayendo el estrés de tu trabajo a tu vida personal.

Estos son los pasos que puedes tomar para separar tu trabajo de tu vida personal:

Separa tu correo electrónico personal del de trabajo:

El peor error es tener ambas cuentas de trabajo y personal en tu móvil, pues te da la necesidad de revisar correos electrónicos de trabajo a todas horas. Es ideal que sepas separar tus cuentas de correo electrónico y que limites el acceso al de trabajo cuando estás en casa o en tu tiempo libre. Si es necesario, considera activar estas cuentas de trabajo en dispositivos específicos, como el laptop o la Tablet únicamente, pues de otra forma caerás en el hábito de responder e-mails a todas horas.

Organiza tu horario personal:

Suena un poco obsesivo, pero la verdad es que la organización está detrás del éxito laboral, entonces, ¿por qué no traer algo de eso a tu vida personal? Tal vez sueles mezclar el trabajo con tu vida personal porque no encuentras el límite entre tu horario de trabajo y tu horario de descanso, lo cual puede ser muy dañino para tus relaciones personales. Es hora de que hagas un calendario para tu vida personal y detalles con exactitud lo que debes hacer y lo que quieres hacer. Por ejemplo, si vas a ir a comer con alguien, separa las horas necesarias, o si vas a ver una película con tu pareja, separa la noche entera. El tener la visualización de tus quehaceres personales, te permite dejar atrás el trabajo a horas libres.

Medita y relájate a diario:

La práctica más importante a la hora de separar tu trabajo de tu vida personal es la meditación o relajación. Esta actividad puede hacerse a cualquier hora y en cualquier lugar, por lo que puedes despejar tu mente, concentrarte en que tienes que hacer en el día, tus metas personales, tus habilidades y debilidades, etc. Dedicar unos pocos minutos te ayudan a encontrar un balance personal para separar tu trabajo de tu tiempo libre, dándote las bases para estar en calma y ser más feliz en ambos aspectos.

Dos móviles y tecnología separada:

Entre más exitoso eres, más suele tomar control el trabajo sobre tu vida. Sin embargo, una de las formas más fáciles de mantener tu vida separada de tu trabajo es obtener dos móviles, uno para cosas laborales y uno para el trabajo. Una vez acabes tu día laboral, apaga o desconecta tu móvil de trabajo, y así no caerás en la tentación de hacer llamadas, revisar mensajes, o responder a ciertas tareas. De igual forma puedes separar tu tecnología para despejarte del todo. No traigas tu computadora del trabajo a casa—a menos de que sea totalmente necesario—y no conectes tu Tablet a tus cuentas laborales. Si mantienes una total separación de aparatos de tu vida personal, entonces sabrás despejarte y conectarte con tus seres queridos de verdad, sin pensar siempre en el trabajo o en lo que tienes que hacer.

Estos son algunos pasos que te ayudarán a crear la suficiente distancia entre tu negocio y tu vida personal. Es normal que busques formas de ganar dinero rápido y fácil, pero no es muy normal que dejes de lado todos los aspectos de tu vida personal, por lo que es hora de tomar el control de ambas partes. Sigue estos pasos y lograrás estar más presente con tus seres queridos, mejorando tus relaciones personales, y trayéndole la felicidad y tranquilidad a tu mente que tanto necesitas para ser exitoso.

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.