Citas en línea
©: andreypopov / 123RF Stock Photo

No hay que dudar que los avances tecnológicos de los últimos tiempos hayan logrado que la tecnología se haya convertido en parte importante de nuestras vidas, al punto de ser básicamente esencial, porque para casi todo utilizamos algún aparato electrónico. Las citas y las relaciones amorosas no son la excepción.

Si bien el conocer personas en línea y entablar relaciones con ellas es algo que ha venido haciéndose desde hace ya bastante tiempo (desde la aparición de los primeros portales para chatear), en los últimos años con la gran cantidad de aplicaciones y redes sociales existentes, éste fenómeno se ha incrementado.

Y es que sí, quizás es mucho más cómodo y práctico ir a alguna de estas redes o aplicaciones, hacer uso de un algoritmo y encontrar la pareja perfecta que se ajuste a tus requerimientos, necesidades y gustos. O visitar varios perfiles e ir sorteando hasta encontrar el o la que más se asemeje a la idea que tienes de tu pareja ideal.

Ciertamente suena como algo muy atractivo, porque te facilita el proceso y elimina todo el protocolo o la incomodidad de las primeras citas en las que no sabemos absolutamente nada de la otra persona.

Especialmente si somos personas tímidas o nos cuesta establecer relaciones sociales, es una alternativa que disminuye la ansiedad, logrando que podamos relacionarnos con mayor facilidad.

Ahora bien, sí es verdad que parece una opción muy práctica y atractiva, sin embargo como todo, conlleva sus riesgos y tiene sus desventajas.

Si bien es cierto que al conocer personas en línea podemos filtrar nuestras opciones y únicamente contactar a aquellas personas que realmente nos llaman la atención o cumplen con los requisitos o ideas que tenemos de la pareja ideal, no todo es color de rosa, y no siempre sucede así.

Cuando hablamos de citas en línea es difícil realmente saber si el perfil que ha creado la persona, hace referencia a sus verdaderas características.

Estas aplicaciones, páginas o redes sociales no tienen ninguna forma de obligar a quien crea su perfil, a colocar fotos reales de su persona o su verdadera información, y aceptémoslo, lo común cuando se arman este tipo de perfiles es resaltar las características positivas o atributos, y disminuir u omitir los defectos.

De manera que estas personas tienden a verse o parecen ser mejores en el perfil, que en la vida real. Aunque ésta no sea la regla general y haya sus excepciones en las que las personas colocan su información real, sigue siendo algo riesgoso.

Por esta razón es de suma importancia que al conocer a alguien en línea y finalmente pautar una cita en persona, tomemos ciertas precauciones.

Evitar citarse en lugares muy solos o poco concurridos, es mejor ir a algún café, restaurant o lugar donde haya mucha gente.

Es también de vital importancia informar a alguien cercano a ti del asunto, que sepan en qué andas e incluso notificarles de la hora y el lugar que quedaste con la persona, para que puedan estar al tanto y pendientes ante cualquier eventualidad.

Por otra parte, al conocer personas en línea que se asemejen o encajen perfectamente en nuestro ideal de pareja perfecta, perdemos un poco la emoción de la búsqueda, de las primeras citas, del conocer verdaderamente a una persona y enamorarnos no sólo de los puntos en común, sino además de sus diferencias.

Vamos directamente hacia esa persona que más nos atrajo, y no nos damos la oportunidad de conocer a otras personas que quizás sean muy diferentes a nosotros o lo que esperamos, pero que pueden tener mucho que ofrecer.

Por ello aunque las citas en línea son una alternativa moderna que no podemos descartar, especialmente en la sociedad en la que vivimos, a veces también se hace necesario volver a esos tiempos en los que conocíamos personas en el mundo real, volver a vivir esas experiencias y tomar lo mejor de ellas.

El amor de nuestras vidas no necesariamente está en internet, ni tampoco en una discoteca o sitio público, lo que si es cierto es que el amor de nuestras vidas existe y está en algún lugar del mundo, pero hasta que lo encontremos, explorar distintas opciones siempre será una buena opción.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.