Happy couple in bath

Para muchos el momento del baño puede ser algo rápido, de apuro y hasta obligatorio. Mucho lo ven solo como un acto de higiene, necesario para estar limpios y olorosos. Pero bañarse en pareja es mucho más que eso. Cuando estamos en pareja, el momento del baño se vuelve un acto tan íntimo y personal como el mismo acto sexual. Debemos aprender a disfrutar del momento y sacarle provecho al mismo.  Es cierto que con el afán del día a día y del trabajo, a veces no nos podemos consentir en este estadío, sin embargo nuestra recomendación es que dejemos todo lo demás a un lado, y saquemos aunque sea los 10 minutos que nos tomará bañarnos para compartirlo con él o ella.

 

Es importante que nos acariciemos, nos enjabonemos incluso nos abracemos en este momento y hacer una rutina casi obligatoria de esto. De esta forma compartes tiempo con tu pareja sin celular, sin hijos, sin TV etc… disfrutar de tomar el baño en pareja es si duda toda una experiencia de amor y de romanticismo. Lávense el cabello mutuamente, si gozan de más tiempo, háganse masajes o exfoliantes; jueguen con el agua como niños, ríanse y disfruten del momento. Si el baño es en la noche, podrían terminar con una noche apasionada; si es en el día, pasaran la mañana en el trabajo o donde sea, pensando en ese momento y lo especial que fue.

 

Eso sí, traten de comprenderse. Hay personas que no les gusta que le salpiquen agua fría o muy caliente. Compenétrense y entiéndanse. Lleguen a un acuerdo; claro, todo menos dejar de bañarse juntos.

 

 

Pruébalo, es excelente para la comunicación y el bienestar de la pareja.