El Autismo
©: serrnovik / 123RF Foto de archivo

El Autismo, actualmente conocido como Trastorno del Espectro Autista según los nuevos manuales diagnósticos, se trata de un trastorno del neurodesarrollo que involucra la afectación de tres áreas principales, la comunicación o el lenguaje verbal y no verbal, la interacción social y la restricción de intereses.

No es un trastorno nuevo, de él se ha venido hablando desde hace algún tiempo ya, realizándose diversas modificaciones en cuanto a la sintomatología y etiqueta diagnóstica, sin embargo, en la actualidad parece haberse exacerbado.

Los Trastornos del Espectro Autista conocidos como TEA por sus siglas, tienen varios niveles y manifestaciones, por lo que en algunos casos muchos de los síntomas o conductas propias del diagnóstico, pueden pasar desapercibidas.

Por tener varios niveles, las manifestaciones son diferentes, esto quiere decir que ningún niño con TEA es igual a otro, teniendo entonces niños cuyas manifestaciones son sumamente evidentes lo que origina ciertos compromisos en distintas áreas, como también puede haber otros cuyas manifestaciones sean menores siendo bastante más funcionales y facilitando su integración.

Independientemente del grado de severidad de los síntomas, en nuestros tiempos se ha hecho sumamente necesario conocer acerca de este tipo de Trastornos, para brindar apertura a la diversidad, puesto que en repetidas ocasiones muchos niños y adolescentes han sufrido de algún tipo de discriminación, por el hecho de padecer de un trastorno que ni siquiera es culpa de ellos.

Entonces vemos como colegios, guarderías, centros de recreación o actividades extracurriculares, se valen del desconocimiento para no aceptar a niños con esta condición; o por el contrario, los aceptan en favor de la inclusión, pero por el mismo desconocimiento no los integran en las actividades regulares.

Y es que inclusión e integración son dos cosas diferentes, y para que realmente exista una apertura a la diversidad ambas son necesarias. ¿De qué me sirve incluir a un niño en un salón de clases, si no voy a integrarlo con el resto de sus compañeros? He allí el gran dilema al que nos enfrentamos actualmente.

Y es que, si bien es cierto que algunos de los niños con esta condición presentan compromisos severos que ameritan de atención especial, no en todos los casos es así, muchos de ellos con el manejo adecuado y la ayuda necesaria, llegan a ser tan funcionales como cualquier otro niño, y es que son niños normales como cualquiera, simplemente tienen capacidades diferentes.

Para poder brindarle apertura a la diversidad, es necesario conocer realmente de qué se trata el Autismo o los TEA. Como se explica más arriba, es un trastorno del neurodesarrollo que tiene afectaciones en tres áreas específicas, que afecta a 1 niño por cada 150 niños, y con mayor prevalencia en varones que en hembras con una proporción de 1 a 4.

En cuanto a las áreas de afectación, la sintomatología puede variar, sin embargo hay ciertos aspectos que tienden a ser comunes en la mayoría de los casos.

Por ejemplo, cuando hablamos de que la comunicación se ve afectada hacemos referencia a la forma de hablar y expresarse, y a la comprensión de lo que se le dice. En cuanto a la forma de hablar tenemos desde niños que no hablan y se expresan con lenguaje escrito o a través de imágenes, como niños que hablan pero su entonación es diferente.

Suelen ser esos niños que si son venezolanos su acento puede ser mexicano, si son mexicanos su acento puede ser argentino, o hablan como un robot, a este aspecto en particular se le conoce como Prosodia.

En lo que se refiere a la comprensión, muchas veces tienden a repetir lo que se les dice porque no han comprendido una pregunta o instrucción, o repiten varias veces la misma palabra o algo que han escuchado en otro lugar, a esto se le conoce como Ecolalia. Pueden ser muy literales o lógicos, por lo que les cuesta comprender el doble sentido o los chistes.

En cuanto a la interacción social, pueden ser niños que busquen acercarse e interactuar con sus pares u otras personas, pero su forma de hacerlo es rara o poco convencional; como también están aquellos que no tienen interés de relacionarse y prefieren estar solos, no por timidez, simplemente no les interesa.

Finalmente, en lo que se refiere a los intereses restringidos o conductas estereotipadas, tienden a mostrarse como niños muy rígidos, apegados a las rutinas y pueden llegar a alterarse cuando algo dentro de su rutina o sus espacios cambia.

Los temas de interés suelen ser pocos y son muy rígidos al respecto, pueden llegar a saber absolutamente todo acerca de un tema en específico, y hablar constantemente acerca de ello, incluso cuando se intenta cambiarles el tema; cuestión que también termina afectando las relaciones sociales.

Ahora bien, con la terapia adecuada no es que la sintomatología va a desaparecer, pues es un trastorno que no se cura, pero ellos mismos pueden aprender a manejarla. La terapia se centra en potenciar esas cosas que sí saben hacer, y enseñarles aquellas cosas que no.

Por ende, aunque ciertas conductas seguirán siendo un poco raras, o más bien, diferentes a lo que normalmente conocemos, aprenderán pautas sociales que les permitirán establecer mejores relaciones, seguirán siendo rígidos y rutinarios pero aprenderán a manejar mejor la frustración ante los cambios, y aprenderán mejores formas de comunicarse.

Cuando hablamos de Autismo, la Apertura a la Diversidad no se trata de sentir compasión hacia estos niños o personas, sino más bien de conocer de qué se trata su condición, y desde nuestras posibilidades ayudarlos a integrarse en nuestro mundo. Porque sí, el Autismo no es un mundo aparte, es parte de este mundo.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.