Todos hemos confrontado el estrés en algún momento de nuestro cotidiano vivir.  Pero, ¿Te has imaginado tomar el estrés y colocarlo a tu favor?.  ¿No sería magnífico que pudieras lidiar con todos los cambios estresantes que se presentan en la vida y utilices el estrés para prosperar y avanzar?

El estrés aparece de diversas formas. A veces en menor escala, como una llanta reventada o pinchada y/o  llegar tarde al trabajo. En otras ocasiones a mayor escala, causado por eventos que cambian tu vida tales como la muerte de un familiar cercano, un divorcio, una perdida financiera.

Sin embargo, lo mejor que se puede hacer es no quedarse pensando una y otra vez en la misma cosa, pero sí encontrar la forma de manejar  el estrés y seguir adelante.

Lee estas 8 maneras de convertir el estrés en tu amigo.

1. Desconectarse de todo.

Todas las cosas que suceden en nuestras vidas parecen que están conectadas con nosotros y algunas parecen están para deternos y no permitirnos hacer más.  Si estas en estrés, todo lo que necesitas hacer es desconectarte de la rutina diaria y “vivir”.  Sal de tu hogar o aléjate del trabajo por un día, aislando el celular y no revises el correo electrónico durante tu “desconexión”.  Permitete un descanso y mira como puede hacer maravillas en tu vida.  Desconectarse de las actividades o rutinas diarias a las cuales tienes costumbre, te brinda tiempo para pensar, observar, analizar y “recargar” energías.

2. Compartir

El estrés puede hacer que te sientas débil, y si este sentimiento te consume, es necesario que hables acerca de esto.  Puedes hablarlo con algún amigo, tus padres, familia cercana, jefe en el trabajo o cualquier persona con la que te sientas en comodidad.  También sabemos que compartir un problema es como si lo estuvieras partiendo por la mitad.  Conversar con tus amistades más cercanas, puede ayudarte con tu motivación y a generar ideas de como puedes seguir adelante. También puede ayudarte a tener más claridad sobre el problema y abrir puertas para diferentes oportunidades que quizás no hayas podido notar anteriormente.

3. Dormir

Para poder mantenerse saludable, tanto física como mentalmente, necesitas tener buena calidad de descanso y dormir.  En momentos de estrés asegúrate de dormir 8 horas diarias, de manera que puedas tener tiempo para relajarte y reflexionar.  No hay necesidad de apresurarse. Teniendo el descanso adecuado también te ayuda a tener claridad sobre cualquier pensamiento negativo que te haya estado incomodando.

4. Mantente en movimiento.

Cuando estas en estrés, quedarse en un lugar por tiempo extendido puede hacerte sentir peor.  Necesitas levantarte y seguir para reducir el estrés y mantenerte en calma.  Desarrolla una rutina de ejercicios diarias o entra en un gimnasio. Necesitas empujarte para conseguir lo que buscas y superar el estrés.

5. Concentración

El estrés absorbe muchísima energía y destruye tu deseo de trabajar.  Lo que necesitas hacer es concentrate en los diferentes aspectos de tu problema y tomar el tiempo para trabajar en ello.  Si el estrés te genera problemas, imagina tu vida diferente e intenta buscar formas de solucionar lo que te mantiene en este estado.   Concentrate en las diferentes dificultades por las que pasas, crea una lista con las posibles salidas al problema.

6. Acepta que hay cosas que no pueden cambiar.

Casi siempre es mejor aceptar que no hay forma de cambiar el pasado y lo que haya sucedido. Lo mejor es aceptar que cada cosa que sucede, sucede por una razón y que algunas cosas simplemente no pueden cambiar.  Aprende a dejar de gastar tiempo y energía preocupándose por errores cometidos en el  pasado.  Lo que se ha ido, nunca más va a regresar, así que comienza viviendo desde donde estas, con lo que tienes y busca nuevas oportunidades en tu vida.

7. Desarrolla una actitud positiva.

Pensando siempre en los errores y sintiendo culpa todo el tiempo, genera una energía negativa que puede destruir tu auto confianza. Si el estrés ha sido generado por errores que has cometido,  no tienes porque sentir agotamiento y frustración. Busca ayuda si no puedes hacer las cosas bien por tu cuenta. Desarrolla una actitud positiva y deja atrás cualquier sentimiento negativo que te pueda arrastrar.  Aprende nuevas habilidades y realiza actividades que te hagan feliz.

8. Crea una nueva perspectiva.

El estrés te ayuda a ver la vida de una manera diferente. Por ejemplo, si has pasado por un divorcio y tu estrés es por soledad, ve a reuniones, fiestas, consigue nuevos amigos, y trata de encontrar gente con la que puedas disfrutar de la vida.  Quizás tu y tu pareja anterior no estaban preparados para estar juntos, y las oportunidades de que encuentres tu “verdadero norte” están en simplemente, seguir adelante.  Aprende de tus errores y utilízalos para ser mejor. El éxito no está lejos si te permites un cambio y comienzas a ver las cosas de una manera diferente.