Quizás has escuchado este término un par de veces y te has topado con él otras tantas en internet y redes sociales. ¿Pero qué es realmente? ¿Es solo una moda o de verdad puede hacer algo por ti? Deja atrás los prejuicios y arriésgate a conocer un poco más de esta profesión dedicada al servicio de los demás.

¿Qué es un coach personal?

Este es un término inglés que significa “entrenador”, y es una persona formada y cualificada para ayudar a otras personas a alcanzar sus propósitos o para ayudarla en cualquier tipo de necesidades que tengan. ¿Suena como algo para ti? Entonces no dudes en buscar uno. Como dice Gananci: “Deja de esperar que las cosas pasen. Sal ahí fuera y haz que pasen”.

¿Cuándo necesito un coach en mi vida?

Este profesional es el indicado cuando tus problemas o tus inquietudes tienen que ver con tu carrera profesional, tus estudios, tu salud, tus relaciones o algún otro aspecto similar de tu vida, en el que necesitas una especie de guía, de consejero, de motivación. Alguien que te haga explotar tu potencial y optimizar los resultados que puedas obtener.

Es decir, cuando en general te sientes bien pero piensas que te falta algo o simplemente quieres mejorar tu vida en algún aspecto, o tienes una meta pero no sabes muy bien cómo alcanzarla.

¿Cuál es la diferencia entre un coach y un psicólogo?

Aunque sus tareas y su campo de acción son bastante similares, no deben ser confundidas ni tomadas por iguales. La diferencia principal es que un coach ayuda a las personas a desarrollar su potencial, a saber utilizar las herramientas que posee para alcanzar sus metas y propósitos.

El trabajo del psicólogo va más allá de eso, porque además de que el campo de acción es más amplio y posee más conocimientos sobre la mente humana, ayuda incluso a encontrar herramientas que las personas no sabían que tenían, así como a buscar respuestas y soluciones a comportamientos o pensamientos.

¿Cuáles son las ventajas de acudir a un coach?

  1. Te hace ver las metas con más claridad

A veces nos proponemos algo pero quizás no de forma muy clara o concisa. Por ejemplo: “quiero encontrar un trabajo mejor”. Un coach se basa en tus habilidades y tu situación para ayudarte a poner objetivos más realistas y de la manera en que más se adapten a ti, detallando qué es verdaderamente importante y qué puede esperar un poco o irse de tu vida.

  1. Explota tu potencial creativo

Al ponerte en contacto con un coach, este te ofrece distintas alternativas y caminos para una meta en específico, por lo que te ayuda a abrir la mente y pensar fuera del molde. Aprenderás a ver un solo objeto de distintas maneras, así como las maneras de acercarse a él.

  1. Ayuda a enfrentar mejor los cambios

Si acudes a un coach es, en definitiva, porque quieres que ocurra un cambio importante en tu vida. El coach no solo te ayuda a que eso ocurra, sino que te hace que seas dueño de tus decisiones y te enseña la mejor manera de afrontar los diferentes giros que puede tomar la vida, como impredecible que suele ser.

  1. Te enseña a tomar las riendas de tu vida

Si sientes que no tienes mucho poder para cambiar el rumbo de tu vida debido a tu pareja, tu trabajo, tus hijos o incluso tus padres, un coach te ayuda a ver que solo tú eres dueño de tu vida y tienes el poder para tomar decisiones que influyan en ella de manera directa y definitiva, además de que te ayuda a descubrir cuáles son las mejores decisiones que puedes tomar, según sea el caso.

  1. Contribuye a que te organices mejor

¿Sientes que tienes niveles muy altos de estrés, que no tienes tiempo para nada y que el día no te alcanza? Si quieres lograr un objetivo, definitivamente necesitarás tiempo que dedicarle y toda la buena disposición del mundo. Un coach te puede ayudar a gestionar y organizar tu rutina del día a día para que tengas más tiempo para trabajar en tu meta y para relajarte, lo que contribuirá a reducir estrés y preocupaciones. También te dará técnicas para ser más productivo, como estos trucos que no conoces para ser más productivo por las mañanas

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.