No existe en este mundo un ser humano que no disfrute de los elogios. Tener a alguien que te diga lo bien que trabajas o te felicite por haber logrado algo excepcional es un estímulo positivo que todas las personas deseamos sentir al menos una vez y de hecho, son muchos los que no pueden vivir sin que alguien les diga algo bonito sobre ellos; sin embargo, a veces lo que las personas tienen que decir de ti no son solo elogios y allí es cuando la situación se torna un poco complicada.

Es probable que te encuentres trabajando para poder ser el mejor en lo que haces y esa ambición es algo que te impulsará a hacer grandes cosas; no obstante, incluso los mejores reciben críticas y pocos saben cómo manejar esas cosas que te dicen que no son del todo buenas. No puedes controlar la opinión de los demás, pues siempre habrá alguien que tendrá algo que decir de ti; lo que sí puedes controlar es la reacción que tienes a dichas opiniones que a veces aunque no sean del todo positivas, no significa que la persona en cuestión busque ser mala contigo.

Aunque a veces pueden caer pesadas, las críticas son necesarias para el crecimiento de toda persona y mientras sean críticas constructivas entonces no hay razón para sentirse agobiado, herido o molesto. Muchas veces al recibir una crítica oímos cosas que sabemos que son ciertas, pero somos muy testarudos y orgullosos como para aceptarlas; esta es una de las causas para los malos ratos que pasamos debido a las críticas: no soportamos oír la verdad, pero de nuevo… eso nos hace a nosotros malos para las críticas, pero ellas en sí no son malas.

  1. Las críticas constructivas construyen:

Aunque suene redundante, esto es totalmente cierto. Las críticas constructivas, caracterizadas por ser honestas y amables, buscan sumar y nunca restar. Si recibes este tipo de críticas, pues bien por ti, hay alguien que busca que mejores como persona y todos deberíamos estar agradecidos por eso.

  1. Te hacen dar cuenta de errores que quizá no sabías que tenías:

Muchas veces nos miramos a nosotros mismos a través del ojo del egocentrismo y el orgullo. Es difícil encontrarnos defectos, pero somos extremadamente rápidos en captar los defectos ajenos; es por esto que una persona externa es más capaz de encontrar errores en ti que tú no sabes que tienes y te abrirá los ojos para darte cuenta de que lo tienes y necesitas mejorar.

Es probable que lo que para ti es un chiste, para las personas sea un comentario ofensivo o que alzar la voz durante las ponencias te hace sonar segura pero te hace ver como autoritario, en fin, las personas con una crítica buena te harán notar cómo te ves desde el exterior.

  1. Se hacen con buenas intenciones:

Existen dos tipos de críticas y una de ellas es la destructiva, esta es la que no busca nada más que hacerte sentir mal y usualmente viene acompañada con comentarios hirientes, sarcásticos o insultantes; sin embargo, las críticas constructivas son todo lo opuesto.

Las críticas constructivas buscan que puedas mejorar y vienen desde la amabilidad, por esa razón, el hecho de que alguien se haya tomado el tiempo para expresar algo que te beneficiará es porque tiene buenas intenciones contigo.

  1. Son ciertas:

¿Qué gana alguien con mentirte sobre algo cuando quiere que seas mejor? Nada. ¿Y por qué casi siempre sientes que es cierto lo que te dicen pero sientes la necesidad de negarlo y además de enfadarte por ello? Hay cosas que por más que nos esforzamos en negarlas, son notorias para las personas externas y solo es cuestión de tiempo hasta que alguien se acerque a decirte algo sobre ellas.

Si sabes que lo que te dicen es verídico, entonces no seas terco y acepta tus errores. ¡Aceptarlos es el primer paso para mejorar! Mientras vivas en la negación será difícil para ti cambiar esos aspectos de tu vida.

  1. Te fuerzan a pensar en ti mismo:

Lo que hacías en modo automático, ahora lo harás pensando en hacer lo mejor posible y cualquier cosa que te haga tener éxito y ser más productivo es algo muy bueno. Por esa razón, no te lo tomes personal, sonríe y ten en consideración que las críticas traen más beneficios que desventajas.

Sigue esta guía de Gananci para alcanzar el éxito. Recuerda que mientras más grande seas, más críticas tendrás. Siéntete orgulloso de que las personas se estén fijando en ti, desecha lo malo y abraza las críticas constructivas que te harán ser siempre una mejor persona.

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.