Los humanos somos seres sociales y eso es algo que ni podemos negar, ni podemos cambiar, simplemente es un hecho que debemos aceptar como tal. Es necesario para nosotros contar con personas que nos apoyen en momentos de dificultad o que nos acompañen cuando estamos disfrutando de cosas positivas. De hecho, se dice que las cosas buenas son aún mejores cuando las compartimos con alguien a quien apreciamos.

Por otro lado, también es importante tener en cuenta de que debemos tener la fortaleza y la madurez necesaria para afrontar esos momentos en los que estamos solos por diversas situaciones de la vida, sin sufrirlos. Estos momentos también deben ser vividos y aceptados, en vez de querer deshacernos de ellos a toda costa. Según Gananci hay dos tipos de soledad, la que es por elección y la que no has elegido, pero te toca vivir.

Hay muchas personas que necesitan sentirse rodeadas en todo momento de otros para sentirse bien y cuando llega el momento de la soledad por situaciones sobre no se tiene control, sufren porque no saben cómo estar a solas consigo mismos. Tener amigos y disfrutar la compañía de tus seres queridos en una bendición por la cual debemos sentirnos agradecidos. Sin embargo, la soledad también tiene su lado bueno del cual podemos aprovecharnos si la vemos desde un punto de vista positivo.

¿Cuáles son esos aspectos positivos que nos aporta la soledad? Descúbrelos a continuación:

-Tu identidad se fortalece: cuando estamos solos no tenemos la influencia de nadie en nuestra personalidad. Un refrán popular dice “dime con quién andas y te diré quien eres” y se refiere a que nos parecemos a las personas con quien compartimos constantemente. De hecho, esas “conexiones” que muchas veces sentimos con nuestros amigos cercanos o nuestra pareja tienen que ver con los procesos del pensamiento que llegan a ser tan parecidos que prácticamente podemos predecir lo que va a decir el otro antes de que lo exprese porque los cerebros trabajan muy similarmente.

Cuando pasas tiempo contigo mismo te conoces mejor y debido a que tu identidad se fortalece, será más difícil que otras personas puedan persuadirte o que cedas ante presiones de grupo, por ejemplo.

-Te redescubres: la soledad te da la oportunidad de pasar tiempo contigo mismo, de conocerte mejor, conocer qué es lo que prefieres y cuáles cosas hacías por influencia de otros. La soledad permite que salgan a flote otros aspectos de ti que quizá estaban dormidos o a los que no les prestabas demasiada atención y también ayuda a que te aprecies más.

Cuando pasas tiempo contigo mismo y lo disfrutas es algo positivo, ya que hace que tu autoestima se eleve y por ende crezca la confianza en ti mismo. Que disfrutes tu tiempo a solas es importante ya que eres la única persona de la que nunca vas a poder separarte, y si no te soportas, debes trabajar esa relación.

-Tienes la oportunidad de complacerte: si en este momento te encuentras en una etapa de soledad no elegida, es normal sentirse triste por los sentimientos de rechazo y abandono que experimentamos en nuestro interior. Sin embargo, puedes tomar esos momentos para disfrutarlos contigo, hacer esas actividades que tu compañía antes no disfrutaba y por esa razón tu dejabas de hacerlas, dedícate tiempo a ti mismo.

Algunas actividades que hacen de la soledad la mejor compañía son: la lectura de un buen libro, ver esas películas independientes de argumentos complicados que a nadie le gustan pero a ti te encantan, cocinar o pedir tu comida favorita sin pedirle opinión a nadie y disfrutarla sin compartir, acicalarte por largo rato y más.

También hay muchas personas que se resisten a salir de relaciones tóxicas por tenerle miedo a soledad, pero hay que tomar en cuenta que esta es una etapa temporal y debe ser disfrutada de esta manera, sabiendo que esa condición en cualquier momento puede cambiar, por lo que debes sacar el máximo provecho de esta cuando todavía tengas la oportunidad.

Que disfrutes de la soledad por elección no quiere decir que haya algo malo en ti, quiere decir que tienes una buena relación contigo mismo, por lo que no te molesta pasar tiempo solo. Eso sí, debes cuidarte de no alienarte de todos los demás ya que la interacción humana también nos regala nuevas experiencias, nos hace crecer y también nos da muchos momentos gratos.

Otra manera en que la soledad es positiva es que puede ser usada para reflexión, si no quieres seguir en ese ciclo donde la soledad es la protagonista, puedes autoevaluarte y ver cuáles son las decisiones que has tomado que te han llevado a ese punto y qué puedes hacer para remediarlo, atrévete a salir de tu zona de confort y hacer cambios que repercutirán positivamente en tus relaciones.

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.