Predisposición al cambio

Muchas veces nos encontramos en empresas en las cuales nos sentimos plenamente identificados. Sin embargo, estamos rodeados de colaboradores que llevan años de trabajar allí y que ya hacen las cosas de una forma determinada ya que “ellos saben por qué”… esto puede resultar impositivo y a la vez molestoso puesto que aunque algunas veces funcionen estas formas de proceder y logren el objetivo final, la forma de llevarlas a cabo y de ejecutarlas no es la mejor para buen manejo de la empresa y su productividad, lo cual termina afectando directamente a los colaboradores y a los directivos.

Hay personas que por miedo a perder sus empleos o por no sentirse denigrados de alguna forma, prefieren seguir haciendo las cosas tal cual se las enseñaron hace siglos atrás y no le dan la oportunidad a las nuevas mentes.

Es difícil tratar con personas así pero no imposible. Es necesario si queremos lograr la aceptación de parte de ellos, primero hacer un esquema del cambio y de los beneficios que estos traerán a la empresa y por ende a ellos.

Además debemos ser claros y firmes al responder sus inquietudes y estar preparados para cualquier tipo de preguntas que puedan surgir. Debemos transmitir el entusiasmo por el cambio, hacer talleres y seminarios sobre las nuevas políticas; en fin todo lo necesario para combatir el pensamiento de “lo hago así por que si”.

Recuerda que cambiar al ser humano no es fácil, y cuando se le imponen las cosas es aun peor. Debemos hacer una movida sutil, paulatina y actuar como si estuviéramos solicitando permiso. De esta forma seria menos traumático para el personal antiguo de cada lugar. Inténtalo y deja tu opinión.