Sin duda alguna, la crianza de los hijos no es una tarea fácil, especialmente cuando se tienen varios hijos y debemos equilibrar nuestro tiempo y atención; porque nadie nos enseña cómo ser padres, sino que es algo que se va aprendiendo en el camino. Pero cuando se trata de gemelos (o trillizos, cuatrillizos, etc.) el desafío es aún mayor.

Es común que entre hermanos de diferentes edades, constantemente se presente peleas, discusiones o altercados; algunos pequeños otros más grandes, porque al tener diferentes edades se está en etapas evolutivas diferentes, por lo que hay diferentes gustos e intereses, pero además de eso, se debe compartir la atención de los padres y todas las personas significativas de su entorno.

Cuando se trata de gemelos, la situación es diferente, incluso en algunos casos es mucho más desafiante. Y es que realmente, para un niño especialmente en edades tempranas y en la adolescencia, debe resultar bastante confuso o inquietante no sólo tener que compartir la atención de los padres, sino también la ropa, los juguetes, los amigos, y prácticamente toda su vida.

Especialmente en edades en las que los niños están construyendo su identidad, aproximadamente a partir de los 2 años y hasta los 6 o los 8, suelen suscitarse muchas peleas y discusiones entre hermanos gemelos, porque están en esa etapa en la que necesitan saber quiénes son y quieren ser, y tener a alguien tan parecido a ellos a su lado constantemente, puede resultar angustiante.

Suelen experimentar sentimientos encontrados porque si bien es cierto que tienen un compañero de juego permanente, a la vez es una persona de su misma edad con quien deben “competir” por la atención de otros.

Ahora bien, si la situación no es lo suficientemente complicada, puede resultar más desafiante aun, cuando se trata de mellizos de diferentes sexos. Cuando son pequeños quizás la diferencia de género no sea causante de ningún tipo de problemas, puesto que a edades tempranas esto no es algo demasiado significativo, y suelen relacionarse muy bien entre niños y niñas.

Los desafíos comienzan a medida que van creciendo y comienzan a darse cuenta y entender que a pesar de ser tan parecidos, hay algo que los diferencia. Cuando entienden que tienen diferentes gustos e intereses propios del género, cuando comienzan a desear mayor privacidad, pero les resulta complicado porque prácticamente están juntos todo el tiempo.

Y es que aceptémoslo, cuando se tienen mellizos por cuestiones de practicidad, tendemos a inscribirlos en las mismas actividades, llevarlos a los mismos lugares juntos, comprarles la misma ropa (cosa que se complica y es causante de conflictos si se trata de mellizos de diferente sexo), y básicamente buscar que hagan todo juntos.

Tanto en el caso de que sean mellizos del mismo sexo o no, lo importante a tomar en cuenta es que sí, quizás físicamente son muy parecidos o prácticamente iguales, pero a pesar de todo esto cada uno es un ser individual, y como tal, su individualidad debe ser respetada.

Es importante no forzar a uno a que haga las mismas actividades del otro si no quiere, dejarles buscar su identidad por sí mismos y expresarla, incluso si se diferencia significativamente de la de su hermano gemelo.

Es incluso positivo que realicen actividades diferentes, que tengan diferentes grupos de amigos, y sobre todo que cada uno tenga su espacio y sus tiempos con mamá y papá, como lo haríamos con hermanos de diferentes edades, puesto que lo que ellos realmente buscan es ser reconocidos por quienes propiamente son, y no por lo parecidos que son.

Usualmente las peleas frecuentes tienden a presentarse, cuando ya se sienten agotados o frustrados de tener que compartir absolutamente todo (especialmente el grupo de amigos a partir de los 8 años) por lo que brindándoles su espacio individual, las peleas pueden disminuir.

Conversa mucho con ellos y pregúntales qué desean, no asumas que quieren las mismas cosas porque regularmente puede no ser así. Entiende que aunque han estado juntos desde antes del nacimiento, son personas diferentes y debe tratárseles como tal.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.