Incrementar tu productividad - Guía Completa 2018

Hace meses publiqué un artículo para incrementar la energía y la motivación. En esta ocasión te voy a hablar profundamente acerca de cómo incrementar tu productividad. Cuando digo profundamente, es porque el tema es extenso. Si de verdad quieres incrementar tu productividad y no tienes tiempo para leer toda la información que te brindo aquí, por favor pon este artículo en tus favoritos y selecciona otro momento en el cual puedas prestar completa atención a esta publicación.

Si me sigues en las redes sociales, habrás notado que no escribo desde Octubre de 2017, hasta la fecha de esta publicación. En ese período realicé muchos estudios y participé en varios eventos relacionados con incremento de productividad, dinamismo y efectividad en la vida diaria, métodos de concentración, motivación, el poder de nuestro cerebro y estoy muy agradecido con los mentores que estuvieron conmigo durante este tiempo y los que siguen conmigo al sol de hoy.

Antes de que sigas, te pido por favor que tengas una mentalidad abierta para aprender y aceptar que hay cosas que van más allá de lo que hayas aprendido en la escuela, en la universidad, en tu trabajo. Comprende que a diario se descubren muchísimas cosas, que hay miles y miles de personas analizando como funciona nuestro cerebro, como interactuamos, al igual que existen fuerzas de las cuales no tenemos la más remota idea de cómo se generan y solo sabemos que funciona.

Muchas personas tienden a sentir que no son lo suficientemente productivas, sienten que un día no es suficiente para cumplir todas las tareas que se proponen. Otras personas cumplen todas las tareas pero el tiempo libre restante para estar en familia, disfrutar, descansar o realizar alguna actividad para liberar la tensión del trabajo, simplemente no es posible y sienten lo mismo, el día no es suficiente.

A lo largo de mi carrera, a pesar de que mis principales habilidades radican en la industria de la tecnología, he tenido la oportunidad de haber estado relacionado con 5 categorías totalmente diferentes como la industria alimenticia, la industria deportiva, la industria legal y jurídica,  la industria de la música y psicología y salud.

Menciono esto, porque no importa donde haya ido, siempre he escuchado a algunas personas quejarse y brindar una excusa inconsciente y universal: “No me alcanza el tiempo” o “No tengo tiempo”. Cosa curiosa, las personas que más dicen esto, son las personas con los ingresos y salarios más bajos, al igual que las personas con bajo rendimiento en su trabajo o con mucha dificultad para empujar el arranque de su negocio.

El resto de las personas que utiliza esta misma excusa es posible que estén en mejores condiciones y que estén haciendo un esfuerzo que las deja desgastadas, dejando un sentimiento eterno de insatisfacción e infelicidad.

Basado en la reflexión de esta excusa, si estas leyendo esto porque de verdad deseas incrementar tu productividad y eres de esas personas que frecuenta ese tipo de “excusa-pensamiento” consciente o inconscientemente, me gustaría sembrar una idea en tu mente. Reemplaza ese pensamiento de “no tengo tiempo” por “tengo tiempo suficiente para hacer lo que me proponga” y “siempre hay más tiempo disponible”.

Extendiendo un poco esta idea y con experiencia previa conversando con muchísimas personas de diferentes edades, he notado que personas que tienen arriba de 40 o 50 años, inclusive e increíble para mi algunas personas sobre los 30 años de edad, tienden a decir cosas como “ya mi tiempo para hacer X cosa ha pasado”, también cosas como “mi cuerpo no está en condiciones para ejecutar determinada acción”.

Cuando escribí el párrafo previo y siempre que escucho cosas como esas, tengo que parar lo que esté haciendo, respirar profundamente, ya que tal cual he mencionado varias veces, es una excusa y sé que cuando les digo a las personas que detengan ese tipo de pensamiento, se molestan o dicen que yo estoy loco, sin embargo, está comprobado científicamente que es una excusa que inconscientemente sembramos en nuestros pensamientos generando algo conocido como procrastinar o posponer.

Existen una serie de paradigmas y estereotipos relacionados con el tiempo, que han sido sembradas en nuestra mente desde la infancia, o por personas conocidas, familia, amigos,  compañeros de trabajo, etc. Si decides simplemente parar de analizar y pensar de esta manera y tomar acción inmediata, las condiciones en general cambian a tu favor.

Suficiente con las excusas, vamos directo a lo que puedes cambiar y hacer para incrementar tu productividad de una vez por todas.

Como mencioné al comienzo de esta publicación, voy a profundizar acerca del tema de la productividad, por lo que decidí dividir esto en los siguientes temas: energía y motivación, distracciones, organización y para culminar, enfoque y concentración. Comencemos.

Energía y motivación

A todos nos ha pasado. Establecemos una serie de metas diarias o semanales, sentimos que damos el 100%, absolutamente todo de nosotros, pero no alcanzamos el cumplimiento de los objetivos, por falta de energía o porque nos sentimos con fatiga y cansancio. También puedo agregar, por falta de motivación e interés.

Si bien es cierto, al inicio de esta publicación mencioné sobre un artículo que escribí para incrementar la energía y motivación, debo mencionar que cubriré aquí otras cosas que no mencioné allí.

Si ya lo pensaste, en efecto, se requiere una gran cantidad de energía para incrementar tu productividad y tener efectividad al realizar nuestras tareas relacionadas con trabajo, al igual que el resto de cosas que tenemos que hacer después de nuestra jornada laboral.

Les comparto algunas ideas que extraí del libro “High Performance Habits o “Hábitos de Alto Rendimiento” del reconocido autor “Brendon Burchard” y que les recomiendo totalmente la versión original, si puedes leer con facilidad el inglés. En este libro él menciona que las personas de alto rendimiento y exitosas analizadas en sus investigaciones, tienden a tener presente estos pensamientos:

  • Tengo la energía mental para estar presente y concentrado a lo largo del día.
  • Tengo la energía física que necesito para alcanzar las metas que decreto cada día.
  • En general, me siento feliz y optimista.

Al igual el menciona que en los estudios de las personas que no tienen alto rendimiento tienden a tener presente estos pensamientos:

  • Siento cansancio mental y tengo pensamientos nublados.
  • Siempre me siento agotado o agotada físicamente y con fatiga.
  • Siento una gran cantidad de energía y emociones negativas.

Como puedes ver, la energía no solamente es física. Es mental y emocional también. Los estudios indican que mientras más bajo es el nivel de energía, el rendimiento en general se ve afectado desde los niveles de felicidad, el entusiasmo para aceptar nuevos retos, la confianza en sí mismo, las probabilidades de comer saludablemente y ejercitar nuestro cuerpo. Básicamente afecta casi todos los aspectos en nuestra vida.

Las buenas noticias son que si logramos invertir esas bajas energías y la incrementamos, ocurre todo lo opuesto. Veamos ahora, cuales son las prácticas para lograr incrementar estas energías.

Liberar tensión + meditar = motivación

Es posible que hayas escuchado de la filosofía Zen, o sobre el “vive aquí y ahora”. Te recomiendo leer una pequeña publicación de nuestro amigos de Rincón del Tibet si te interesan los principios básicos de esta filosofía. Sin embargo, no estamos aquí para hablar a profundidad de esa filosofía.

Es normal y todos en algún momento hemos pasado por una situación que nos incomoda o nos molesta, alguna preocupación en el hogar, alguna situación financiera, algo que nos hace falta, pero inconscientemente sabemos que es algo temporal que sabemos que podemos superar.

Te comparto dos ejercicios sencillos que puedes realizar para liberar la tensión e incrementar la energía mental, que están comprobados científicamente, independientemente de lo que cualquier persona a tu alrededor te haya dicho o pueda pensar.

Ejercicio No. 1

Si estas totalmente en concentración con tu trabajo y repentinamente vienen esos pensamientos negativos, relaja rápidamente tus músculos, baja los hombros, cierra los ojos, respira pausada y profundamente 10 veces, sí, en efecto, leíste bien 10 veces.

Durante esta práctica, concentra tus pensamientos en los resultados y satisfacción que deseas obtener al final de tu día, al final de la semana, tus metas de corto plazo, las vacaciones y lugares que quieres visitar, las actividades que deseas realizar, la emoción del estreno de la secuela de tu película favorita, compartir tiempo con la persona que amas, tu familia, tus hijos y cualquier otra cosa que te llene de felicidad y emociones positivas.

Cuando los pensamientos negativos vienen a interrumpir tu concentración y realizas esta práctica, entras en un estado que se conoce como transición. Realizas una transición del estado de negación a un estado de felicidad e inspiración que se transforma en estimular y afectar positivamente tu energía, al igual que te ayuda a incrementar tu productividad.

Ejercicio No. 2

Si en tu oficina, hogar o lugar de trabajo tienes un espacio para relajarte y sentarte cómodamente, puedes realizar una meditación de 10 a 15 minutos.

Te explico como se hace. Establece un temporizador en tu celular por el tiempo que tengas disponible. El mínimo recomendado es de 10 minutos y en horas de la mañana, preferiblemente antes de iniciar la jornada laboral. 15 minutos es el tiempo ideal, al igual que si deseas un poco más 20 minutos es perfecto.

Al igual que el primer ejercicio, debes relajarte y cerrar los ojos, debes hacer al menos de 3 a 5 respiraciones pausadas y profundas, pero en contraste en esta ocasión vas a dejar que los pensamientos fluyan libremente hasta que llegues a un estado y sensación de paz mental total, sin dormirte, estando en el aquí y ahora, donde tu concentración se mantiene únicamente en tu respiración natural.

Esta práctica es muy fácil para algunos y muy complicada para otros, dependiendo de la actividad de tu cerebro, la cantidad de ideas y pensamientos que fluyen, al igual que tanto puedes dominar tu auto control.

Si la primera vez sientes que no llegas a ese estado de paz mental, no te rindas. Realiza esta práctica diariamente hasta que lo logres. Los estudios y estadísticas indican que en 7 días y con perseverancia, las personas que deciden tomar seriamente esta práctica y que tienen mayor dificultad, llegan a dominarla.

Los resultados después de ambos ejercicios son increíbles. La concentración en las tareas cotidianas, la felicidad y energía adquirida y la motivación para completar las metas se incrementa considerablemente.

Como me imagino ya sabes, la estrategia o el truco para que estas prácticas funcionen es tu nivel de disciplina, la perseverancia y que tanto deseas incrementar tu productividad.

Gratitud y Felicidad

Muchísimas personas funcionan en algo que llamo, modo robot. Tienen una rutina predefinida de Lunes a Domingo, como si les hubieran instalado un programa. Si les preguntas algo específico de la semana, es muy probable que no lo recuerden, al igual que no recuerdan como llegaron al trabajo, que hicieron durante el día, que tareas cumplieron, que actividad realizaron al llegar a casa a parte de ver TV, Netflix, YouTube o sumergirse en las redes sociales.

Si deseas incrementar tu productividad, puedes practicar la gratitud en combinación con los ejercicios de transición y meditación que mencioné anteriormente. Ya te lo explico.

Independientemente de la condición en la que estés, siempre hay algo por lo cual debes estar en agradecimiento. Comienzo con que debes dar gracias de que llegaste a un nuevo día y aún estas con vida, al igual en este punto yo estoy muy agradecido que hayas llegado a este párrafo y sigas leyendo, ya que personas como tú, que siempre desean aprender más y mejorar, me inspiran a mi y a todos los colaboradores de Psicología en Acción, a seguir apoyando a la población de habla hispana.

Hay muchísimas cosas por las cuales estar en agradecimiento con lo que diariamente te brinda Dios y el universo. Te voy a dar algunas ideas.

En mi caso, después de mucho aprendizaje, decidí establecer varias alarmas en mi teléfono para recordarme detener mi día por un momento y ser agradecido. Una alarma para despertarme, otra al mediodía y otra apróximadamente a la hora que culmino mi trabajo diariamente.

A cada alarma le puse de etiqueta estas palabras con las cuales me siento identificado: Vivo, inspirado y agradecido. No te estoy diciendo que sigas exactamente lo que yo hago. A mi me funciona de esa manera por motivos muy íntimos, a ti te pueden funcionar otras palabras con las cuales te identifiques mejor.

Las alarmas funcionan porque en estos tiempos con tantas distracciones y el ajetreo de la vida cotidiana, los correos electrónicos, mensajes de texto, redes sociales, las llamadas en la oficina, otra vez el correo electrónico y el mensaje de texto, una de las formas de llamar tu atención al “vive aquí y ahora” es con una interrupción de la alarma.

Si bien es cierto, puedes colocar notas en lugares que frecuentes, pedirle a alguien que te recuerde o cualquier cosa que se te ocurra, pero está comprobado que el lugar que más frecuentas es… ya sabes… el teléfono.

Ya mencioné que cada día que amaneces y abres los ojos debes agradecer que estás con vida, todos sabemos que va a llegar un día que eso no va a suceder, PERO, estamos en el aquí y ahora, ¿recuerdas?. Siempre comienza con tu día con eso.

A lo largo de tu jornada diaria, si bien es cierto pueden pasar cosas que no te agradan, sin embargo, también pasan cosas buenas. Si aprendes a ver lo maravilloso en cada cosa a tu alrededor en vez de todo lo negativo, por ejemplo agradecer por la amabilidad de algún compañero de trabajo, una persona que te sostiene la puerta al entrar a algún lugar, alguna notificación en tu correo que estabas esperando y te llena de felicidad, el mensaje de texto de una persona que quieres y que te quiere, algún gesto de bondad que tuviste, la cama donde duermes y el techo que tienes sobre ella y un sin fín de cosas más por las cuales puedes cerrar los ojos un momento y decir: GRACIAS.

Nuestra compañera y colaboradora Andrea Sánchez, hace un tiempo publicó algo relacionado que si deseas ampliar tu conocimiento sobre el tema de la gratitud, te puede interesar: ¿Por qué debemos ser agradecidos?.

En fin, si te preguntas, ¿qué tiene esto que ver con incrementar tu productividad? Recuerda que la energía mental y emocional afecta nuestro rendimiento. ¿Qué crees que sucede cuando disfrutas de todas las cosas a tu alrededor y agradeces? Incrementas tu energía y motivación, te sientes mejor en absolutamente todo y colaboras con todo el requerimiento para poder incrementar tu productividad.

Mejorar la Salud.

Sé que ya esto lo veías venir. Desde que leíste la palabra energía. Es importante que tengas presente, que mantenerte saludable, comer los alimentos que benefician tu organismo y ejercitarse frecuentemente, colaboran y apalancan considerablemente la energía del cuerpo y la motivación que necesitas para incrementar tu productividad.

Te comparto una pequeña historia de algo que me conmovió e impresionó recientemente. Conocí a una chica que sufre de esclerósis múltiple desde el año 2012. Ahora bien, cuando la conocí no noté nada extraño o diferente en los movimientos de sus brazos o caminando. Ella me comentó que tenía 25 años cuando el lado derecho de su cuerpo quedó totalmente paralizado, comenzó a utilizar silla de ruedas y estaba totalmente frustrada.

Siguiendo su historia, ella me compartió que pasó varias semanas en negación y fragilidad antes de tomar una seria decisión. Me dijo que le fué difícil pero no imposible aceptar que cambiando su actitud negativa, conociendo que la mente humana y el cerebro es un dispositivo increíble, que además cambiando sus hábitos de alimentación y encontrando una forma de ejercitar su cuerpo, ella podría vencer la esclerósis múltiple.

Al día de hoy, ella no tiene síntomas, puede caminar perfectamente, eventualmente tiene recaídas y pierde los movimientos de su brazo y mano derecha, pero rápidamente se recupera.

Te he compartido esto, porque he conocido muchas personas que sin tener este tipo de enfermedad se la pasan quejandose y están convencidos de que no pueden hacer nada para mejorar su salud y ejercitar su cuerpo.

Si es en relación al peso, ya sea bajar de peso o subir de peso, inconscientemente tenemos una tendencia de decirnos una serie de excusas al igual que con el tiempo. “La única forma de bajar de peso es con una cirugía, porque mi doctor me dijo X cosa” y otras cosas como “No puedo hacer ejercicio porque mi cuerpo no es atlético” ó “No quiero saber de eso, por más de 10 años he intentado toda clase de cosas y nada me funciona, todo es mentira y mi cuerpo será así para siempre”.  No tienes idea la cantidad de excusas que he escuchado y que sólo analizando ligeramente el comportamiento de estas personas, no tienen la disciplina adecuada ni siquiera para comenzar.

Sé que no es fácil, pero no es imposible tampoco. Es una cuestión de tener la fuerza de voluntad, respirar profundo y decirse a uno mismo: “Tengo que hacerlo y punto”.

Lo recomendado para iniciar es realizarse un exámen general médico y saber cómo se encuentran todos tus niveles de salud.

Paralelo a esto, puedes identificar rápidamente dos factores, macronutrientes y micronutrientes.

  • Macronutrientes: Falta o exceso de proteínas, carbohidratos y grasa. Estos si no sabes, afectan directamente la energía de tu cuerpo.
  • Micronutrientes: Vitaminas y minerales.

Comienza levando control de tu alimentación y de tu peso. Hay múltiples herramientas y aplicaciones que puedes utilizar o una hoja de cálculo en Excel o Google Spreadsheets o sino una página en blanco donde vas a escribir diariamente este control. No hay excusas.

En fin, debes encontrar la manera de llevar una dieta balanceada que funcione para ti. No sigas las dietas de amigos o familiares. No necesariamente porque un tipo de dieta le funciona a una persona que conoces te va a funcionar a ti. Cada persona debe conocerse a sí misma y encontrar que funciona y que no, hasta encontrar un nivel óptimo y que no se te olvide llevar un registro y control. Si no llevas el control, nunca vas a saber si lo que estás haciendo funciona o no.

Ahora bien, no solo es la dieta balanceada. De acuerdo a la estructura de tu cuerpo, debes ejercitarte. Si no tienes acceso a un gimnasio, puedes comenzar en casa. ¿Recuerdas las clases de Educación Física cuando estabas en el colegio?, no fueron por gusto, quizás fue lo mejor que nos enseñaron.

Aquí te dejo dos enlaces, uno sobre la dieta balanceada, y otro de ejercicios que puedes hacer en casa antes de inscribirte en un gimnasio al cual no vas a ir si no tienes la motivación y energía necesaria.

El ejercicio físico es importante, si bien es cierto los primeros días puedes sentir que tu cuerpo algo está agotado por falta de costumbre, pero si eres persistente y sigues, verás que tiene efectos positivos en tu cuerpo y en tu mente. Tu atención incrementa, te concentras mejor, no sientes fatiga al final del día de trabajo, sientes que tu cuerpo puede dar más y haces otras actividades, y si a esto le sumas la dieta adecuada… adivina… incrementa tu productividad.

No está de más que te diga que debes tomar agua frecuentemente durante el día y mantener tu cuerpo hidratado. ¿Cierto?

Distracciones

Previamente mencioné que estamos en un momento de la historia que los dispositivos móviles son la principal distracción que tenemos, pero no la única. Comencemos.

Smartphones y móviles

Con el tema de los teléfonos y dispositivos móviles, todos estos tienen una opción para poner el celular en silencio. Si no es un requerimiento en tu trabajo utilizar el móvil todo el día, tienes que establecer reglas y horarios de uso. Conversa con tu familia al respecto sobre las reglas que determines, y por favor que comprendan que es para el beneficio de tu desarrollo personal el cual al final ayudará a todos.

Estar mirando la pantalla del móvil cada vez que llega una notificación de un nuevo video de tu suscripción favorita de YouTube, o el mensaje de Whatsapp de algún conocido, la notificación de que tu vecino subió la foto de su nuevo perrito al Instagram, la nueva película recomendada para ti en Netflix o el nuevo meme viral que salió en Facebook y todo el mundo está comentando, reduce 60% la productividad de tu día, según estudios científicos. Si quieres incrementar tu productividad, considera controlar el uso del dispositivo móvil.

Colaboradores en la oficina

Otra distracción son los compañeros de trabajo con conversaciones que interrumpen lo que estás haciendo y que con su conversación no te brindan valor alguno para tu desarrollo personal o para incrementar tu productividad. Si bien es cierto, es posible que no quieras ser una persona desconsiderada y decides escuchar, sin embargo, piensa en ti también y la cantidad de tiempo que vas a estar perdiendo si no es nada útil lo que te están compartiendo, cuando lo que ambas personas deben estar haciendo es estar concentradas en su trabajo.

Puedes ser muy sutil y decirle a tu compañero o compañera de trabajo, que estás en concentración con lo que estás haciendo que puedes conversar en otro momento y que te disculpe. De seguro la persona puede entender. Ahora bien, si en tu trabajo te permiten tener audífonos colocados mientras trabajas, es la mejor forma de evitar conversaciones innecesarias y escuchar música que te ayude con la concentración, ya que cuando alguien  vé que estás en total concentración y encima con audífonos puestos, ni siquiera intentan acercarse para interrumpir a menos que sea algo extremadamente importante y que requiera de tu total atención.

Las Noticias

Las publicaciones y transmisiones en la televisión, los medios de comunicación y en las redes sociales, en las cuales directa o indirectamente no puedes hacer nada por diferentes motivos, es otra distracción en la vida cotidiana. Es sumamente probable que de acuerdo a la noticia, tú no tienes absolutamente nada que hacer allí, o no es nada que afecte directamente tu vida personal.

Si bien es cierto, no es malo que sepas lo que está sucediendo en tu país o a tu alrededor, pero involucrarte tanto, ya sea colocando comentarios, sufrir y vivir cada noticia que aparece en Internet, a menos que sea tu trabajo realizar esto, estás perdiendo tiempo valioso.

Me invitaron a una fiesta

Participar de actividades y fiestas sin ningún valor para ti son otra distracción. Recuerda, estás llevando una dieta balanceada y ejercitándote. No te estoy diciendo que no vayas a actividades y te quedes en casa todo el tiempo. Pero por favor, sé consciente de la actividad a la que vayas a participar y que al menos tenga algo positivo para tu desarrollo personal, como por ejemplo entrar en contacto con personas que sabes son más productivas que tú y aprender algo de ellas.

Analiza si la actividad a donde vas a ir te va a llenar de emoción, felicidad y vas a regresar a casa con tu nivel de motivación super elevado y el día siguiente vas a ser la persona más productiva que existe, o si sólamente vas a ir a tomar alcohol hasta que no dás más. Si es esto último, considera quedarte en casa y ver algún documental en Netflix, leer un buen libro que te enseñe algo, meditar como te expliqué anteriormente, alimentarte bien, ejercitarte y descansar.

Las personas negativas

Aquellas que consumen tu energía, te hacen sentir fatiga y aquellas que te dicen que no puedes llegar a tus metas simplemente porque sí, son otra distracción.

Es posible que hayas escuchado o leído cosas como, si tienes una persona que no te permite crecer, encuentra la forma y aléjate de esa persona, o si tu pareja no te deja prosperar, entre otras cosas. Si bien es cierto, decisiones radicales como cortar una relación o apartarse de alguien totalmente son soluciones, no son las únicas.

Una estrategia que recomiendo para manejar esta situación es encontrar la forma de compartir más tiempo con personas que te inspiren y que colaboren con tu crecimiento personal. Permitir que la esencia de estas personas tome control y efectos extendidos sobre las malas vibras de las personas negativas a tu alrededor, creando de esta forma una especie de escudo protector alrededor de tus pensamientos, ya que no hará ningún efecto en ti, cualquier comentario negativo recibido posteriormente.

Al igual que con los compañeros de trabajo, también puedes encontrar una forma sutil de decirles que por favor no te hagan comentarios negativos, y que si ellos quieren seguir pensando de esa forma, que lo mantengan reservado y no te expresen nada al respecto.

Si logras dominar totalmente hasta aquí todo lo que te he explicado, tu productividad diaria debe incrementar considerablemente. Ahora bien, si quieres llegar al nivel de las personas que son más productivas aún faltan dos partes importantes que debes leer a continuación.

 

Organización

Cuando hablo de organización no me refiero a la rutina “modo robot” que mencioné previamente. El tema de la organización es mucho más profundo de lo que te puedas imaginar. Aquí mencionaré solamente las cosas que afectan directamente con el incremento de tu productividad.

Organización de tu vida

Hay 10 cosas que debes considerar para decir que tu buena organización afectará el incremento de tu productividad:

  1. Salud
  2. Familia
  3. Amigos
  4. Pareja
  5. Misión en el trabajo
  6. Finanzas
  7. Aventuras
  8. Aficiones
  9. Espiritualidad
  10. Emociones

Detente un momento aquí, y analiza cuales son tus niveles en cada uno de las 10 cosas que acabo de mencionarte. Está comprobado científicamente que las personas que tienen claridad total sobre estas 10 cosas, tienen ese 100% de productividad que tu necesitas.

Es posible que sea un poco abrumador colocar estas 10 cosas juntas. Sin embargo, si has leído bien esta publicación, ya hemos atendido varios de esos puntos.

Lo más importante de estos 10 puntos es realizar una auto-evaluación semanal, por ejemplo cada domingo en la noche, mirás la semana que acaba de terminar y miras que tanto hiciste y como te sentiste en cada una de las cosas que he mencionado.

Salud

Como ya sabes, debes llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio frecuentemente para obtener resultados positivos con la energía y motivación que te ayudará a incrementar tu productividad.

Familia

Al igual que la dieta, debes mantener una relación saludable y balanceada con tu familia. Debes encontrar la forma de tener armonía en casa. Llevar el estrés de la casa al trabajo y luego del trabajo a la casa, tarde o temprano te llevará a una vida llena de infelicidad y miserable. Debes encontrar la forma de mantener la cordialidad, la paciencia, saber escuchar, sentir empatía con tu pareja, con tus padres, abuelos, hermanos, hijos, etc. Está comprobado que tener la energía del hogar en orden, colabora muchísimo con el incremento de tu productividad.

Amigos

Exactamente que con la familia, los mismos valores deben ser aplicados con los amigos. Sin embargo, debes tener cuidado al identificar quienes son tus amigos y quienes no. Teniendo en tu círculo de amigos cercanos, personas que son positivas y colaboran con tu desarrollo personal, incrementa tu productividad.

Pareja

Las relaciones de pareja es un tema delicado. Los estudios y estadísticas indican que las personas que se encuentran en una relación de pareja con un lazo profundo entre ellas forman parte de las personas con mayor productividad, ya que siempre están motivadas en comparación con las personas que están solas. Siempre y cuando la relación de pareja cumpla con las mejores condiciones, donde ambos se apoyen a lograr sus metas individuales y metas en común. Si todo es saludable en la relación con tu pareja, esto por su cuenta incrementa tu productividad y energía diariamente.

Misión en el trabajo

Si el lugar donde trabajas, o lo que estás haciendo con tu negocio no tiene ninguna razón de ser, estás en el camino equivocado. Hay diferentes motivos por lo que las personas eligen alguna carrera en sus vidas, intenta ver el significado de lo que estás haciendo. Pregúntate: ¿A quién estás brindando tus servicios? ¿Cuales son las metas de la empresa donde trabajas o de tu compañía? ¿Qué beneficios recibes? ¿Que haces con tu compensación? ¿Cómo se beneficia tu familia? ¿Dejarás algún legado a tus hijos?. Las personas que tienen claridad total de lo que están haciendo y el por qué son instantáneamente más productivas.

Finanzas

Al igual que hablamos del control de tu dieta, peso y ejercicio físico. Debes llevar control de tus finanzas. Es indispensable pensar en el futuro y si no tienes suficiente dinero, debes aprender a separar las necesidades que de verdad tienes y las cosas que quieres tener pero que no necesitas. Aprende a ahorrar, comienza con cantidades mínimas de dinero. Sí ya sé, no es fácil y las estadísticas a nivel global dicen que el porcentaje de las personas que ahorran es mínimo. La idea es incrementar ese porcentaje. Las personas que manejan mejor sus cuentas bancarias tienen menos estrés, se concentran mejor y por supuesto mantienen un alto nivel de productividad.

Aventuras

Cada cierto tiempo es bueno cambiar el ambiente y realizar una actividad diferente, practicar algún nuevo deporte, explorar un lugar nuevo y compartir tiempo con las personas que quieres en un entorno divertido. Las emociones que se generan después de estas actividades tiene un efecto duradero, que se convierte en energía mental para tu productividad.

Aficiones

Por mucho tiempo escuché que hacer varias actividades en las cuales tienes habilidades era algo malo y que los niveles de concentración de una persona se ven afectados. Mucha gente confunde realizar varias actividades, con “multi-tasking” o la realización de varias tareas simultáneamente. No tiene nada malo practicar esporádicamente algo que te encante hacer naturalmente o por amor al arte.

Muchas personas a parte del trabajo que realizan en sus oficinas, tienen diversas habilidades creativas como arte, música, danza o practican algún tipo de deporte en el cual tienen grandes habilidades. Es importante realizar alguna actividad que te llene de emoción y te haga sentir un alto nivel de satisfacción. Esto incrementa la energía física, mental y las emociones dando como resultado más motivación para ser una persona más productiva. No está de más mencionarte que las personas consideradas como las más productivas tienen una afición a la cual asisten religiosamente al menos una vez por semana.

Espiritualidad

Es sumamente importante, realizar diariamente los ejercicios de meditación que mencioné previamente. Además de esto te puedo recomendar leer 7 Beneficios increíbles que te brinda la meditación y Cómo meditar – Consejos Importantes.

Estar en contacto con nosotros mismos, estar más presentes en el día a día, vivir la vida de una manera radiante, te acerca mucho al mejor estado en el que te puedes sentir. La meditación, yoga, los ejercicios de relajación, al igual que las aficiones colaboran increíblemente con tu energía mental y tus emociones. Ya sabes cuales son los resultados con la productividad.

Emociones

Esta es la última condición que debes evaluar. ¿Cuáles fueron las emociones que viviste durante la última semana? ¿Te llenaron de satisfacción? ¿Te sientes muy feliz? ¿No puedes esperar a que vuelva a suceder?. Estar en claridad con las emociones que tuvimos, mantiene nuestra motivación elevada.

Si la evaluación que realizas semanalmente de estas 10 cosas va en incremento, estás en el camino correcto. Debes aumentar cada una de estas cosas hasta llegar a un nivel completo de satisfacción. Sé que mucha gente dirá, yo no hago eso, o no creo en eso. Nada les cuesta intentarlo y ver los resultados posteriores.

Organización del entorno

Con esto me refiero a los entornos donde vives, tu hogar y tu oficina. Está comprobado científicamente que los lugares recargados con muchas cosas que no utilizas, aparte de ser una distracción, son una fuente de extracción de energía tanto física como mental. Intenta mantener los espacios donde te encuentras libre de exceso de cosas.

Es cierto que muchas personas tienen la tendencia a relacionar objetos personales con emociones del pasado y es muy difícil desprenderse de esa emociones. Considera que acumular objetos que se mantengan por mucho tiempo y llenándose de polvo, son fuente de alergias y malestares que te afectan directamente. Comienza con ropa que no usas. Existe una regla que dice que después que no utilizas tu ropa por 6 meses, sea cual sea el motivo, es hora de donarla. Lo mismo aplica para otros objetos que no hayas tocado por 6 meses, considera donarlos o venderlos.

En la oficina, tener una cantidad increíble de documentación y papeles sobre el escritorio, los cuales no tocas por semanas, hace el mismo efecto que el de acumular cosas. A medida que los documentos vayan llegando, intenta organizarlos inmediatamente y mantén tu escritorio despejado. Menos cosas a tu alrededor mientras trabajas es menos trabajo para tu mente y mayor concentración en lo que debes hacer dando como resultado incremento de tu productividad.

Organización personal

Quizás no está de más decirte que tu aspecto físico y como te sientes cuando te miras frente al espejo afecta tu productividad. No voy a entrar en profundidad con este asunto. Sea cual sea tu estilo, ten presente que estar radiante, presentable y sentirte bien contigo durante el día, incrementa las probabilidades de que sientas auto confianza en tu jornada de trabajo y por consiguiente incrementa tu productividad.

Concentración

Antes de seguir con el último tema para incrementar tu productividad, quiero recordarte las cosas que hemos analizado hasta ahora.

Comenzamos con las excusas y la falta de tiempo. Seguidamente entré en el tema de la energía y motivación, donde inicié con liberar la tensión y meditar. Te expliqué lo agradecidos que debemos ser, de mejorar nuestra salud y ejercitarnos.

Luego te hablé de las distracciones y cómo puedes evitarlas.

Posteriormente hablamos de la organización de vida. 10 factores que debes revisar una vez a la semana y saber si estás cumpliendo con todos ellos. Ya sabes que si algo te falta, es hora de que tomes acción inmediata.

También te hablé de la organización del entorno y la acumulación de objetos. Mantener tus entornos despejados te ayuda a incrementar tu productividad.

Brevemente te mencioné que es importante estar radiante y presentable. Es importante que te sientas bien con tu ser todos los días.

Para culminar te brindaré algunas estrategias para concentrarse mejor y que por supuesto te ayudarán a incrementar tu productividad.

Correos Electrónicos

Si tu trabajo no está relacionado con atención al cliente, servicio técnico o cualquier otra posición que requiera tener tu correo electrónico abierto todo el tiempo. Intenta cambiar los hábitos al manejar tu correo electrónico.

Intenta revisar el correo electrónico una vez al día, pero que no sea la primera cosa que haces al llegar a tu trabajo. Si es posible, realiza el siguiente experimento. No abras tu correo electrónico del trabajo ni el correo electrónico personal por 24 horas. Imagina que no tienes correo electrónico por un día y no pienses en el. Analiza cuales son tus emociones. ¿Te sientes menos abrumado o abrumada? o ¿Tienes ansiedad por abrir el correo electrónico?, la mayoría de las personas siente una sensación de satisfacción al no abrir el correo electrónico. Intenta utilizar también la práctica de las 10 respiraciones profundas antes de abrir el correo electrónico.

Por otro lado, está comprobado que la gente pierde muchísimo tiempo organizando los correos electrónicos en carpetas, cuando pueden utilizar la opción de búsqueda para encontrar lo que necesitan rápidamente.

Evitar estar revisando constantemente el correo electrónico, te ayuda a incrementar tu productividad. Establece un horario para revisarlo, una o dos veces por día, no más y mantén la disciplina de hacerlo.

Descansos de 2 a 5 minutos

Consultando con personas que pareciera que sus días fueran de 48 horas por la cantidad de tareas que completan, me han comentado que cada 45 o 60 minutos después de estar sentados frente a su computador, toman un ligero descanso de 2 a 5 minutos, donde se apartan totalmente de la estación de trabajo, se estiran, toman agua, caminan un poco, cierran los ojos un momento, respiran profundo y luego regresan con energías recargadas a la estación de trabajo.

Mi recomendación después de mucha experiencia es la siguiente. Coloca un temporizador en tu móvil y cada 55 minutos aproximadamente, toma un ligero descanso, apártate de tu computador y sigue la rutina que mencioné en el párrafo anterior. Cuando regresas a tu escritorio te sentirás con muchísima energía, motivación y tu rendimiento será mejor.

Música

Es posible que te guste la música que está “pegada” en la radio. Pero durante el tiempo de concentración para trabajar y si quieres incrementar tu productividad, las canciones que te sabes de memoria y no puedes parar de cantar o bailar no son la mejor opción. Deja la música que está “pegada” para cuando estas haciendo ejercicio o cuando estás conduciendo o dirigiéndote hacia tu trabajo.

En YouTube y Spotify hay una cantidad de “playlists” que están orientadas a mejorar la concentración.

Aquí te dejo algunas playlists de Spotify, que puedes utilizar.

Productive Morning (Mañana Productiva).

 

Reading Chillout (Relajarse mientras lees)

 

También te recomiendo las ondas o sonidos binaurales. Para las personas que no tienen experiencia con este tipo de sonidos, quizás les puede resultar molesto, sin embargo, las ondas van directo al cerebro y mantienen tu nivel de concentración elevado. Sentirás que entras en otro estado mental, pero el estado es de total concentración y es posible que aumente tu creatividad y fluyan nuevas ideas en relación a lo que estás

Aquí te comparto un video de YouTube donde puedes escuchar estas ondas.

Incrementar tu Productividad

Si llegaste hasta aquí, espero que te haya gustado esta publicación y que apliques las enseñanzas que te he compartido. No olvides todo lo que has leído, en resumen general para incrementar tu productividad es un tercio energía física, otro tercio energía mental y un último tercio energía emocional. 

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.