Depresión Post Parto
©: tiagozr / 123RF Foto de archivo

La maternidad es una etapa de la vida que supone muchos cambios significativos, y como tal, aunque suele ser una etapa de mucha emoción, en ocasiones acarrea con ella consecuencias no tan positivas; entre ellas la Depresión Post Parto. Muchas mujeres, en los días próximos al parto se sienten muy agobiadas y tristes, pero ¿Cómo identificar la depresión Post parto?

Para poder identificarla, primero debemos saber a ciencia cierta de qué se trata. La depresión post parto podemos definirla como un episodio de tristeza intenso, que se presenta regularmente durante las primeras semanas o el primer mes posterior al parto, aunque en algunos casos puede incluso presentarse hasta 6 meses después.

Las causas exactas de la depresión post parto se desconocen, aunque se dice que ciertos factores previos al nacimiento del niño o el embarazo, y posteriores a él, pueden influir, y son conocidos como factores de riesgo. Uno de los principales factores de riesgo de la depresión post parto, es el haber sufrido de episodios depresivos con anterioridad.

Puede influir en su aparición también, la presencia y/o acumulación de eventos negativos significativos durante el embarazo o posteriores al nacimiento del niño, como por ejemplo, la pérdida de un ser querido, el desempleo, separación de la pareja, falta de apoyo familiar, entre otras cosas.

Sin embargo, para poder hablar de depresión post parto en estos casos, regularmente deben existir dos o más acontecimientos negativos o estresantes, puesto que de tratarse de uno solo aislado, éste podría explicar el cuadro depresivo. La falta de apoyo por parte del cónyuge o la pareja, también suele ser uno de los factores más importantes en su aparición.

Por otra parte, diversos especialistas hacen referencia a los cambios hormonales, como principales productores de este cuadro. Cuando una mujer está embarazada, los niveles de hormonas como lo estrógenos y la progesterona, aumentan considerablemente; y posterior al parto, descienden de forma brusca, por lo que estos cambios hormonales también pueden afectar.

Sin embargo, no se consideran necesariamente un factor de pronóstico, puestos que son cambios que se presentan en todas las mujeres, y sólo un porcentaje de ellas (entre un 8 y un 20% de ellas) llega a presentar depresión post parto. Así que no hay una sola causa en específico que nos indique por qué se origina, sólo hablamos de factores de riesgo.

Ahora bien, identificarla no suele ser tan fácil, en primer lugar porque no en todas las mujeres las manifestaciones son tan notorias, y en segundo lugar, porque como el común de las personas conoce acerca de los cambios hormonales por los que pasa una mujer, tiende a atribuirse los cambios de humor únicamente a eso y pensar que ya pasará.

Sin embargo, la depresión post parto es un tema serio, y debe tratarse como tal. Usualmente cuando una mujer sufre de depresión post parto, las manifestaciones más comunes pueden ser: cansancio constante más allá de lo esperado, preocupación excesiva acerca del bienestar del bebé, sentimiento de incapacidad o culpabilidad por sentirse “mala madre”.

Es común también que las mujeres con este cuadro sean sumamente autocríticas de sus funciones y habilidades como madre, sientan ganas de llorar constantemente y por el contrario, mantengan un estado de ánimo irritable. Algunas manifiestan sentir que nada les interesa, entran en un estado de Anhedonia, que se trata de la incapacidad de sentir placer.

Puede que no sientan interés en cuidar al bebé, cargarlo o alimentarlo, pero generalmente esto se traduce en un miedo intenso por pensar que se está haciendo todo mal, o que algo puede salir mal en cualquier momento.

Aunque el mundo del espectáculo y otros medios nos han hecho creer que las mujeres que sufren de depresión post parto no quieren a sus bebés y pueden llegar a herirlos, esto no es cierto. Cuando se presenta el caso de que una mujer le ha hecho daño a su bebé o a sí misma, más allá de depresión post parto, realmente se habla de psicosis post parto.

Sin embargo, una depresión posterior al parto que no ha sido tratada y que no cede con el tiempo, puede llegar a evolucionar hasta un episodio psicótico; por lo que es sumamente importante que la mujer reciba la atención que necesita.

Y cuando hablamos de atención, no se trata únicamente de atención por parte de los especialistas indicados (psicólogos, psiquiatras, médicos, doulas, etc); que de igual forma es importante, sino además de las principales personas en la vida de la mujer, su pareja y los familiares más cercanos.

Brindarle todo el apoyo y contención que necesiten en ese momento, será vital para que el proceso se dé de la mejor forma posible.

Recordemos que además de todos los cambios que implica la maternidad, las mujeres también debemos lidiar con cambios hormonales, sensación de pérdida de la autonomía y/o el control sobre el propio cuerpo, deficiencias en la autoestima por los cambios corporales que el embarazo implica, y así, un sinfín de cosas más.

Por ende, contar con un sistema de apoyo y contención será un factor de muy buen pronóstico para evitar la aparición de la depresión post parto, o por el contrario, ayudar a la mujer a manejarla una vez que ya se presentando.

Independientemente de si se presenta o no, debemos recordar y entender que la maternidad con todo y sus cambios es una etapa hermosa, que la mejor madre del mundo no existe, porque para los hijos, tú eres la mamá perfecta; que no hay recetas mágicas ni normas universales para criar, y que ya eres madre desde antes de que tu hijo nazca, por lo que tienes todas las capacidades para cumplir a cabalidad con tu rol, y ser la mejor madre que puedas ser.

Disfruta de esta etapa, disfruta de tu hijo, disfruta de la paternidad de tu pareja, disfruta de la nueva pareja que son ahora que se han convertido en padres, que más temprano que tarde los hijos crecen y con el tiempo se van, por lo que debemos aprovechar todos esos momentos que tenemos junto a ellos.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.