Como superar una infidelidad

Como seres relacionales que somos, pasamos la mayor parte de nuestras vidas buscando establecer relaciones afectivas con otras personas, relaciones de amistad, familiares, amorosas, de trabajo, entre otras, lo importante a destacar es que estamos en una constante búsqueda de afinidad con otros.

Incluso, cuando ya hemos cubierto o encontrado a las personas que encajan en todas estas relaciones, continuamos en la búsqueda, porque el relacionarnos es parte de nuestra naturaleza.

De las relaciones a las que les damos más importancia, son las relaciones amorosas. La mayoría de las personas crecemos con la idea de que para estar completos y satisfechos, deberemos encontrar a esa persona especial que llegará para llenar nuestros vacíos y hacernos felices, esa persona que se quedará con nosotros “para toda la vida”.

Es el ideal que la sociedad nos enseña que debemos cumplir. Y en muchos casos si se cumple, conocemos y formamos una relación con esa persona que de alguna forma sentimos que nos “complementa”, esa persona con la que nos sentimos plenos y felices, y con la que deseamos pasar el resto de nuestras vidas.

Sin embargo, también sucede que esa persona que tanto anhelábamos, que tanto amamos y tan feliz nos hace, puede sernos infiel, o por el contrario, podemos serlo nosotros mismos, y ¿Sabemos realmente por qué ocurre esto?.

Muchos tienen la idea de que cuando en una relación de pareja se da pie a una infidelidad, es porque el amor se ha terminado, o quizás porque hay cosas que uno de los dos no puede o no quiere brindarle al otro, por lo que acudimos a la tan popular frase “tú no me dabas lo que quería, por eso salí a buscarlo en alguien más”.

Si bien es cierto que en ocasiones las infidelidades puedan ocurrir porque el amor llegó a su fin, o porque ya no encontramos en esa persona las mismas cosas que nos gustaron al principio, no siempre es así.

En algunos casos el amor aún existe, pero se ha perdido el deseo, en otros casos aún hay amor, deseo y atracción, y sin embargo, pasa de igual forma.

Una infidelidad puede ocurrir por cualquier motivo, muchas veces incluso por un simple descuido o desliz. Y es que si nos sentamos a analizar la situación con un poco de cabeza fría, el acto de infidelidad no es malo en sí, todo va a depender de el significado que le dé tanto la persona que fue infiel, como a la que le fueron infiel.

Muchos especialistas refieren que cuando un hombre es infiel, es mucho más fácil que una mujer lo perdone siempre y cuando no exista amor en esa infidelidad, es decir, siempre y cuando sólo se haya tratado de un acto físico y no hayan sentimientos de por medio, porque las mujeres atendemos más a lo emocional.

Mientras que los hombres difícilmente perdonan una infidelidad, porque atienden más a lo físico, el simple hecho de pensar que otro hombre haya tocado a su pareja les molesta. Es por ello que todo va a depender del significado que se le dé a esa infidelidad.

Es importante destacar, que por mucho amor que exista en una relación, todos tenemos las mismas posibilidades de ser infiel o de que nos sean infiel, porque el ser humano no está hecho para la monogamia, es algo que a través de los años la sociedad y las religiones nos han impuesto, y que hemos adoptado como parte de nuestra cultura, es por ello que los porcentajes de infidelidad incluso en parejas que llevan años establecidas, son tan altos.

Ahora bien, no se trata tanto de si nos fueron infieles o no, o si pueden sernos infiel o no, se trata de saber cómo superarlo, y en este punto debo hacer una aclaratoria, una cosa es superar una infidelidad, y otra muy diferente es superar a la persona que nos fue infiel.

Es así como nuestro bienestar y el futuro de la relación va a depender de lo que queramos o decidamos superar, si a la persona o a la infidelidad.

Ambas decisiones tienen su grado de dificultad, sin embargo, cuando en la relación aún hay amor, cuesta mucho más intentar superar a la persona que nos fue infiel, porque es como si nos obligáramos a terminar una relación con la que no queremos terminar.

Incluso, es casi imposible superar a la persona que nos fue infiel, si antes haber superado la infidelidad.

Por el contrario, cuando decidimos que es el acto infiel en sí lo que queremos superar, la tarea se hace sólo un poco más fácil, aunque esto no quiera decir que debamos continuar con la relación.

Cada pareja es diferente, y cada quien vive sus propias circunstancias, por lo que nadie está en posición de decirnos qué debemos hacer o cómo reaccionar.

Independientemente de cómo hayan sucedido las cosas si tu decisión es continuar con tu pareja, tomará mucha madurez y amor propio de tu parte el poder superar la infidelidad.

Para ello debes tener en consideración que si tu pareja te fue infiel, por muchos problemas que puedan haber tenido, no es tu culpa o responsabilidad. En estos casos lo mejor es aceptar lo que ha sucedido y que cada quien pueda hacerse responsable de sus actos.

Cargar tú con la culpa solo logrará que tu autoestima se vea disminuida, que tus inseguridades aumenten y que te llenes de ansiedad, lo cual no es sano.

Al mismo tiempo debes considerar, que si continúas con esa persona, es porque así lo has decidido, por lo tanto asumes el riesgo de que pueda volver a ocurrir.

Para finalizar, independientemente de la decisión que tomes, sea irte o quedarte en la relación, lo importante es que lo hagas pensando en tu bienestar, cuando comienzas a pensar en ti y a darte tu dosis de amor propio, superar cualquier obstáculo se hace mucho más fácil, porque con un poco de tiempo y confianza en ti mismo/a te darás cuenta que solo es algo que pasó, que no pudiste evitar y sobre lo que no tienes control, y encontrarás las herramientas que te ayudarán a seguir adelante.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.
  • jefferson Fernandez

    excelente consejo me sirvió mucho gracias, he tomado una decisión con mi pareja que me fue infiel y es que decido terminar la relación, es mucho mejor estar solo y tranquilo a estar en una relación llena de duda y desconfianza