Claves para ser mas productivo
©: wavebreakmediamicro / 123RF Stock Photo

Es común, que llegue un momento de nuestras vidas, personales o laborales, en el que nos sintamos agobiados por todo lo que tenemos pendiente por hacer, y no sabemos ni siquiera por donde comenzar. Nuestra productividad falla y terminamos teniendo más cosas por solucionar que cosas resueltas. Pero si nos anticipamos a ello, más fácilmente encontraremos una solución, por ende acá te dejo algunas Claves para ser más Productivo.

Si ya hemos llegado a este punto, lo primero que debemos hacer, es intentar no agobiarnos. No seremos ni la primera ni la última persona a la que por cualquier razón se le acumulan los pendientes, por ende, es primordial tomarnos las cosas con calma. Además, esto nos permitirá tener mayor claridad para pensar y encontrar soluciones prácticas.

Por el contrario, si aún no hemos llegado a este punto pero nos hemos dado cuenta que nuestra productividad no es tan alta como quisiéramos, hay algunos consejos prácticos que podemos seguir, que nos ayudarán a realizar más tareas y en menor tiempo, brindándonos no sólo satisfacción, sino además dejándonos tiempo para dedicarlo en otras actividades de interés.

La clave principal es la organización. No podemos ser lo suficientemente productivos, si no somos lo suficientemente organizados. Llevar agendas, establecer horarios, pautar nuestras rutinas y citas, siempre será de gran ayuda para que nuestro día a día fluya de mejor manera.

Es importante que a la hora de organizarnos, no esperemos hasta el mismo día para planificar lo que debemos hacer. Tomarnos unos minutos la noche anterior antes de acostarnos para planificar el día siguiente, además de ayudarte a anticipar cualquier inconveniente, te ayudará a tener un mejor descanso, puesto que no estarás constantemente repasando lo que debes hacer al día siguiente.

Por otra parte, en este sentido es además necesario que entendamos, que productividad no es lo mismo que actividad constante. Una persona puede estar constantemente ocupada y esto no necesariamente quiere decir que está siendo productiva, puesto que puede estar dedicando demasiado tiempo a una misma tarea, causando que descuide otras de igual importancia.

De la misma forma, una persona que al final de su jornada de trabajo le queda tiempo libre o termina más temprano, tampoco quiere decir que no esté siendo productiva. Al contrario, usualmente las personas productivas tienen más tiempo libre que otros, puesto que su organización les permite llevar a cabo más tareas, en menor cantidad de tiempo.

Por ende, el foco debe estar en ser productivos, y no sólo en estar ocupados todo el tiempo. Además, las personas productivas suelen tomar pequeños descansos entre una tarea y otra, lo que resulta sumamente beneficioso puesto que les permite despejar su mente y brindarle descanso al cuerpo, y pasar a la otra tarea o actividad estando más frescos.

Así que tomar pequeños descansos de entre 15 y 20 minutos entre tareas, puede ayudarte a enfocarte más y mejor en aquello que debes hacer.

Permítete tener tiempo para ti mismo, y si es iniciando el día, pues mucho mejor. No tiene que ser demasiado tiempo, sin embargo, con el simple hecho de tomarte al menos 20 minutos o media hora para hacer algo que te plazca o te relaje, te ayuda a comenzar el día (o continuarlo) con una mejor actitud y mayor disposición para lograr tus objetivos.

Medita, haz yoga, sal a correr o caminar, disfruta de un buen desayuno o una rica taza de café sentado, sin revisar el teléfono ni el correo, sólo permítete disfrutar de ese momento contigo mismo.

Cuando alguna de tus tareas requiera de la colaboración de otros, asegúrate de ser claro y específico al indicarle lo que esperas de esa persona, indícale con exactitud lo que necesitas y anticipa todo aquello que pueda necesitar, para evitar llamadas o interrupciones constantes para hacer preguntas que pudieron responderse con anterioridad.

Evita la distracciones, independientemente de tu lugar de trabajo, sea en casa o en una oficina, si tenemos distracciones constantes a nuestro alrededor, será mucho más difícil concentrarnos y nos tomará mucho más tiempo culminar una actividad.

Por ende para aumentar tu productividad, indícale a las personas a tu alrededor, de una forma respetuosa, que estarás realizando una tarea importante para la que necesitas concentrarte, por lo que deberás evitar las interrupciones o cualquier cosa que pueda distraerte. Aunque algunas personas quizás se molesten, la mayoría lo entenderán puesto que se habrán encontrado alguna vez en tu posición.

Visualiza tus metas, concéntrate en los resultados y en cómo te sentirás cuando las hayas alcanzado. La visualización te ayuda a tener una actitud más positiva, ayudándote a ser más productivo y conseguir mejores resultados.

Intenta buscar diferentes formas de solventar una misma situación, y escoge aquella que te parezca más viable. Esto te permitirá llevar a cabo la estrategia con la que te sientas más cómodo, pero siempre teniendo un plan B para cualquier inconveniente.

Finalmente, toma la decisión. Aumentar tu productividad no sólo se trata de aplicar estrategias, porque de nada sirven si no nos hemos convencido de que queremos hacerlo. Toma la decisión y hazla consciente, organiza tus metas, planifica tus objetivos, y verás como más temprano que tarde los resultados positivos comenzarán a notarse.

***Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín semanal donde recibirás temas que son de tu interés, al igual que podrás colaborar con ideas y recomendaciones para nuestro equipo de escritores.

Para suscribirte completa el siguiente formulario con tu nombre y dirección de correo electrónico.

Psicóloga egresada de la Universidad Rafael Urdaneta de Maracaibo, Edo. Zulia (Venezuela) desde hace 5 años. Especializada en el área infanto-juvenil y familiar, con estudios en Duelo, Crianza, Pedagogías Alternativas y Certificada como Psicoterapeuta Existencial por el Colegio Latinoamericano de Psicología Comprensiva. Actualmente trabajando en la línea de Reeducaciones Psicopedagógicas para niños y adolescentes con diagnóstico de TDAH.